El enorme problema al que se enfrenta PlayStation

Sony es objeto de una demanda judicial conjunta por sus sistema de venta de juegos digitales exclusivamente en la PS Store.