Una enfermedad misteriosa está matando a la gente en Sudán del Sur y los expertos no saben qué es

·4 min de lectura

Aunque el coronavirus ha dejado millones de contagios y de víctimas mortales en el mundo, en Sudán del Sur ahora mismo hay dos preocupaciones más acuciantes que la covid-19. Una de ellas es la falta de alimento, ya que casi toda su población depende de la ayuda internacional. La otra es una misteriosa enfermedad que ya ha dejado casi un centenar de muertos y que de momento los investigadores no consiguen identificar.

El Ministerio de Salud del país ha informado del fallecimiento de 89 personas en la ciudad norteña de Fangak, en el estado de Jonglei. La región se ha visto sacudida en las últimas semanas por importantes inundaciones, por lo que los expertos consideran que esta enfermedad de rápida propagación está relacionada con el agua, pero de momento no han sido capaces de ponerle nombre y apellidos, lo que ha aumentado la preocupación.

Una misteriosa enfermedad ha acabado con un centenar de personas en Sudán del Sur. (Photo by Andreea Campeanu/Getty Images)
Una misteriosa enfermedad ha acabado con un centenar de personas en Sudán del Sur. (Photo by Andreea Campeanu/Getty Images)

Aunque en un primer momento se pensó que podría ser un brote de cólera, los resultados han mostrado que esta bacteria no es la responsable, por lo que las investigaciones continúan y la propia Organización Mundial de la Salud está participando en ellas.

El organismo ha mandado un equipo de trabajo especial a la región, pero las inundaciones han impedido que pueda llegar a las zonas afectadas y este 15 de diciembre volverá en helicóptero a la capital, Yuba.

"Decidimos enviar un equipo de respuesta rápida para realizar una evaluación e investigación de riesgos; ahí es cuando podrán recolectar muestras de las personas enfermas, sin embargo, provisionalmente la cifra que obtuvimos fue que hubo 89 muertes", señaló Sheila Baya, portavoz de la OMS a la BBC.

El ministro de Tierras, Lang Tungwar Kueigwong, quiso dar algunos detalles más sobre la situación y explicó que las intensas lluvias, que han sido las peores en la zona desde hace más de 60 años, han aumentado la propagación de enfermedades como la malaria. Además, la escasez de alimentos en los estados del norte provoca una mayor desnutrición de los niños.

El político ha recordado que ya se habían reportado muertes de animales domésticos debido a la contaminación de los campos por el petróleo, por lo que es posible que pronto los investigadores sean capaces de dar respuesta a cuál ha sido la misteriosa enfermedad.

Por otra parte, las organizaciones humanitarias alertan de que la situación actual es el caldo de cultivo perfecto para la aparición de brotes de enfermedades transmitidas por el agua y malaria, y puede provocar inseguridad alimentaria y desnutrición.

"El número de niños ingresados ​​en nuestro hospital con desnutrición severa se duplicó desde el inicio de las inundaciones", ha señalado Médicos sin Fronteras.

Las inundaciones son un problema recurrente de Sudán del Sur. (Photo by ASHRAF SHAZLY/AFP via Getty Images)
Las inundaciones son un problema recurrente de Sudán del Sur. (Photo by ASHRAF SHAZLY/AFP via Getty Images)

Un estado casi fallido

El 9 de julio de 2011, tras varias décadas de guerra, Sudán del Sur obtenía su independencia de Sudán y se constituía como una república democrática. Pero la paz apenas iba a durar dos años, ya que en 2013 dio comienzo una guerra de poder que enfrentó a sus dos principales etnias, dinka y nuer, rompiéndose la frágil estabilidad creada.

La consecuencia de este enfrentamiento fue el inicio de una guerra civil que ha sacudido Sudán del Sur durante los últimos seis años, hasta que finalmente en 2020 se llegó a un acuerdo para la formación de un gobierno de unidad que debe dar pie a una transición pacífica.

Además de la guerra, el cambio climático y la pandemia de coronavirus han sido las otras dos amenazas recientes de un país que depende casi exclusivamente de los organismos internacionales para proporcionar servicios como la salud o la educación.

En este sentido, las inundaciones no son un fenómeno extraño en esta región, aunque el cambio climático sí que está haciendo que empeoren año a año. En esta ocasión, son más de 700.000 personas las que se han visto afectadas y están impidiendo a las comunidades acceder a alimentos y a otros productos básicos.

Ahora solo queda esperar que las investigaciones den sus frutos y se pueda saber con exactitud qué enfermedad está acabando con la vida de la gente. La salud de los demás depende, en buena medida, de ello.

EN VÍDEO I Largas colas frente a los bancos de alimentos: la realidad de la pandemia en el Reino Unido

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente