Enfado por prohibición de venta de alcohol cerca de autopistas en India

Por Bhuvan BAGGA, Megha BAHREE
1 / 3
Un mesonero sirve tragos detrás de la barra de un bar afectado por una prohibición de venta de licor en la ciudad de Gurgaon en Nueva Delhi, el 7 de abril de 2017

Cuando Shailja Singh fue a su bar favorito para tomarse una cerveza al salir del trabajo lo encontró cerrado por una prohibición dictada por el Tribunal Supremo indio en nombre de la seguridad vial.

La más alta instancia judicial de India ha prohibido la venta de licor a menos de 500 metros de las autopistas. Un radio en el que se encuentran miles de bares, hoteles y restaurantes que atienden tanto a los turistas como a los habitantes de la zona como Shailja, una joven de 23 años.

Afortunadamente para ella, el límite de 500 metros abarca sólo la mitad del área de bares y de restaurantes de Gurgaon, una ciudad satélite de Nueva Delhi a la que suele acudir. Le basta con caminar unos metros para encontrar un lugar que venda alcohol.

Pero para los comercios afectados es un serio varapalo.

"Es una de las decisiones más regresivas jamás vista", protesta un inversor en un bar que tuvo que dejar de vender alcohol.

"El primer ministro habla de facilitar el clima de los negocios. Pero díganos, ¿acaso podemos hacer negocio? ¿Qué mensaje se envía a los inversores extranjeros? ¿Que de la noche a la mañana sus inversiones pueden esfumarse?", se indigna este hombre que pide conservar el anonimato.

- Beer Café sin cerveza -

Con su clase media en plena expansión, India constituye un mercado prometedor para la industria del alcohol.

En 2016, las ventas de bebidas alcohólicas en el país ascendían a 40.000 millones de dólares, el octavo mayor mercado en monto del planeta. Un estudio de Euromonitor International pronosticaba una progresión del 6% anual durante los próximos cuatro años.

"Las empresas de alcohol, la industria turística, habían puesto en marcha toda una estrategia cuando montaron sus negocios y, de repente, cae este dictamen judicial", explica un analista de Bombay que ha pedido no ser citado por su nombre.

"Era completamente inesperado y van a tener que replanteárselo todo", añade.

Desde la entrada en vigor de la prohibición, el 1 de abril, la facturación de los bares y hoteles afectados se hunde. Shahira Jan, responsable de una tienda de la cadena Beer Café en Gurgaon asiste a una deserción masiva de sus clientes.

"Antes, en un día de semana normal, teníamos 200 personas. Y, 250 los fines de semana. Ahora no tenemos a casi ninguna", declara a la AFP.

"¿Para qué van a venir? En Beer Café no hay cerveza", lamenta la mujer.

- Laberintos -

Pero India es un país de apaños (el famoso "jugaad" en hindi), experto en sortear la ley.

Varios estados, como el Punyab o Rajastán, cambiaron los paneles de autopista por otros que las califican oficialmente de simples carreteras, a las que no se les aplica la prohibición.

No son los únicos en aguzar el ingenio. Los bares y centros comerciales situados cerca de las autopistas han establecido desviaciones o pequeños circuitos que dan rodeos para que la distancia recorrida por un vehículo supere los 500 metros.

India es uno de los países con más accidentes de tráfico. Casi 150.000 personas murieron al volante en 2015, de las cuales 6.755 a causa del alcohol.

El gobierno estudia medidas más estrictas contra los conductores ebrios, con multas de hasta 10.000 rupias (146 euros, 155 dólares) y una pena de prisión.

El inversor furioso con el dictamen judicial opina que esto sería más sensato. "En vez de endurecer la ley sobre el consumo de alcohol cuando se conduce, prefieren prohibir la venta de alcohol. Es como decir -añade- que hay violadores por ahí y por lo tanto las mujeres no pueden salir a la calle", martilla.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines