Encuesta exclusiva - Los ciudadanos no quieren que la Unión Europea regule las criptomonedas

·7 min de lectura

Con todos los estados miembros sufriendo las duras consecuencias de la pandemia, la Unión Europea se ha visto obligada a impulsar un plan financiero sin precedentes para la recuperación económica.

La decisión ha provocado que las instituciones de Bruselas estén ahora más involucradas que nunca en las economías nacionales. ¿Qué opinan los europeos? En colaboración con las empresas de encuestas Redfield y Wilton Strategies, Euronews ha realizado un muestreo inédito en todo el continente.

La mayoría de los europeos quiere que sus propios gobiernos regulen las criptomonedas, mientras que un número cada vez mayor apoyaría la creación de monedas digitales nacionales con el fin de afirmar cierta independencia monetaria frente a la Unión Europea, según la encuesta realizada por Euronews.

La mayoría de los encuestados en cada país prefiere que su propio gobierno determine las regulaciones financieras, en comparación con aproximadamente una cuarta parte que está a favor de que la UE tome estas decisiones.

La encuesta a gran escala, realizada en exclusiva para Euronews por Redfield & Wilton Strategies, es la más amplia de este tipo realizada en Europa sobre el tema de la criptomoneda y la regulación financiera.

La encuesta se llevó a cabo entre el 4 y el 10 de agosto y midió las opiniones de 31.000 encuestados en 12 Estados miembros de la UE: Alemania, Estonia, Francia, Grecia, Hungría, Italia, Letonia, Lituania, Países Bajos, Polonia, Portugal y España.

Desprenderse del dinero en efectivo

Los resultados llegan en un momento en que la Comisión Europea empieza a estudiar una nueva legislación en septiembre para crear un nuevo marco regulador de los criptoactivos en toda la UE.

La pandemia de COVID-19 ha estado marcada por una mayor atención de la UE a la salud financiera de la eurozona, incluida la aprobación de un fondo de recuperación de COVID-19 sin precedentes por un total de 750.000 millones de euros en junio.

También se ha producido un importante abandono del efectivo en favor de las opciones digitales, una tendencia que las instituciones bancarias, como el Banco Central Europeo (BCE), están siguiendo de cerca.

Sin embargo, persiste un importante desacuerdo sobre el grado de influencia que debe tener el BCE y la UE en general en las economías de los Estados miembros.

Principales resultados

Una proporción significativa de ciudadanos de Grecia (61%), Alemania (34%) y Letonia (31%) cree que la UE y el BCE intervienen demasiado en la economía de su país.

"La larga resaca de la crisis del euro de hace una década todavía se siente en países como Grecia e Italia", dijo a Euronews Next Dimitar Lilkov, investigador del Centro de Estudios Europeos Wilfried Martens de Bruselas.

"Una gran parte de la población sigue convencida de que la crisis se produjo por las malas decisiones tomadas a nivel de la UE y no por las graves deficiencias de su sector bancario nacional, el aumento de la deuda pública y los mercados laborales no reformados".

Los encuestados de Lituania (41%), España (39%), Portugal (36%) y Estonia (36%) dijeron que el la UE y el BCE intervinieron "lo justo".

En cuanto a la cuestión de quién debería encargarse de la regulación financiera, la mayoría de los encuestados (desde el 49% en Hungría hasta el 76% en los Países Bajos) consideró que debería ser responsabilidad de su gobierno nacional, en lugar de la UE.

No hay una preferencia clara por una regulación financiera dirigida por la UE en ninguno de los países encuestados, pero como señala Lilkov, los asuntos financieros se deciden en general en las capitales de toda Europa y no en Bruselas.

"Aunque la eurozona es una unión monetaria, no existe una unión fiscal. Los países europeos se coordinan en materia de política fiscal (déficits, deuda), pero las decisiones finales en materia fiscal (es decir, el presupuesto nacional, las prioridades financieras) las determinan los gobiernos nacionales", dijo.

La cripto-regulación en Europa

La idea de crear una moneda electrónica nacional específicamente para afirmar la independencia monetaria de la UE suscitó una reacción mixta, marcada también por el poco conocimiento de las criptomonedas entre los europeos. Buena parte de los encuestados se mostró en cierta medida a favor.

Los italianos (41%), los griegos (40%), los estonios (39%) y los españoles (37%) registraron el mayor apoyo a la iniciativa, mientras que los Países Bajos fueron el único país en el que hubo más opositores que partidarios (37%).

En Alemania, no hubo acuerdo sobre la cuestión, ya que el 30% indicó que lo apoyaría, mientras que el 30% se opuso.

Más de una cuarta parte de los participantes no apoyaría ni se opondría a esta medida.

Los movimientos para considerar las monedas digitales -que a diferencia de las criptodivisas descentralizadas están respaldadas por un banco central- están creciendo en todo el mundo, con países como China, Estados Unidos y Gran Bretaña investigando la posibilidad de crear una versión virtual de su moneda fiduciaria (física).

En Europa, el BCE anunció en julio que estaba estudiando activamente el lanzamiento de un euro digital, o "e-euro", mientras que en Suecia, país de la UE pero no miembro de la eurozona, ya está en marcha un proyecto piloto para una corona electrónica.

Pero para los países que utilizan el euro, la pertenencia a la moneda única podría frenar cualquier plan de moneda electrónica nacional, dijo Lilkov.

"Los países de la eurozona que quieran hacer uso de una moneda digital estarían vinculados a un potencial euro digital, dirigido por el BCE en coordinación con el sistema bancario de la eurozona", dijo. "Para que un país como Grecia o los Países Bajos opten por una moneda digital nacional diferente del euro (un hipotético e-drachma o e-Guilder), esto significaría salirse de la Eurozona. Esto no ocurrirá".

Por el contrario, los miembros de la UE que no pertenecen a la zona del euro tendrían relativa libertad para explorar posibles monedas digitales nacionales, añadió Lilkov.

Conocimiento limitado de las criptomonedas

La encuesta también muestra que la mayoría de los europeos sólo han oído hablar "un poco" de las criptodivisas. La falta de conocimiento se cita como la principal razón por la que evitan comprarlas.

La minoría de las personas que poseen criptodivisas lo hacen por la perspectiva de obtener altos rendimientos y por razones de interés personal. Según la encuesta, el Bitcoin es también, con diferencia, la criptodivisa más conocida.

Al igual que en el caso de la regulación financiera, cuando se trata de regular las criptodivisas, la mayoría o la pluralidad de los ciudadanos de Grecia (51%), Italia (47%), Estonia (46%), Países Bajos (41%), Alemania (40%), Letonia (39%) y Francia (37%) dijeron que preferirían que su propio Gobierno regulara las criptodivisas.

Aunque el uso de las criptomonedas sigue siendo bajo en toda la UE según la encuesta (solo entre el 8% y el 15% las ha usado alguna vez) su creciente popularidad plantea la cuestión de la regulación, cómo se hace y por quién.

En un análisis de la encuesta para Euronews Next publicado el miércoles, Louisa Idel, directora de European Insights en Redfield & Wilton Strategies, cree que estas cuestiones serán polémicas.

"En esencia, los reguladores de todo el mundo se enfrentan a dos opciones: controlar de forma estricta y centralizar la dirección futura de los criptoactivos, por ejemplo mediante la creación de una moneda digital del banco central (CBDC), o adoptar un marco legal y regulatorio abierto que permita que las stablecoins, especialmente las vinculadas a múltiples monedas, operen sin problemas", escribió.

"Si la UE opta por el primer enfoque de crear un CBDC, es poco probable que gane".

En cuanto a la elaboración y adopción de leyes, en Francia más de un tercio de los encuestados considera que las instituciones comunitarias han impuesto demasiadas normas económicas, opinión que comparte el 28% de los alemanes. Los italianos vuelven a estar divididos por igual en esta cuestión, pero en España la mayoría piensa que no ha habido suficiente regulación financiera.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente