Encuentran otro centro de tortura en Jersón mientras aumentan denuncias por ejecuciones ucranianas

AP - Libkos

Continúa la exploración en Jersón, en la región sureña del país, recientemente recuperada por las fuerzas locales. Al hallazgo de cuatro locaciones de detención y hostigamiento, este martes dieron con un quinto sitio, según informó el Ejército ucraniano. En contrapartida, la comunidad internacional insiste en la necesidad de investigar las denuncias que apuntan al fusilamiento de diez soldados rusos que se habían rendido en Lugansk.

Mientras perdura el conflicto ruso-ucraniano en el este de Europa, las últimas horas del conflicto han estado signadas por acusaciones cruzadas de crímenes de guerra, las cuales no fueron descartadas por las autoridades extranjeras.

Por un lado, en Jersón, el Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Ucrania comunicó este martes que encontraron una nueva cámara de tortura utilizada durante la estadía de los invasores en la localidad; por el otro, sube la presión sobre Kiev por denuncias “creíbles” -según Naciones Unidas- sobre ejecuciones sumarias a tropas rusas que habían depuesto las armas.

“Las fuerzas de ocupación rusa establecieron una cámara de tortura en los terrenos de un centro recreativo en el pueblo de Strilkove, en el distrito de Henischesk”, explicó el Ejército a través de las redes sociales.

Según el mando militar, este centro estuvo activo hasta los últimos días de la ocupación y allí “detenían y torturaban a ciudadanos ucranianos, en violación de las normas del derecho internacional humanitario y las leyes y costumbres de la guerra”.

Los miembros de la Fiscalía de la región hicieron inspecciones junto a policías y expertos el pasado lunes. Allí registraron porras de goma, bates de madera, aparatos para dar toques eléctricos, lámparas incandescentes y balas.

Soldados ucranianos sentados en una camioneta en el centro de Jersón, Ucrania, el domingo 13 de noviembre de 2022. (AP Foto/Efrem Lukatsky)
Soldados ucranianos sentados en una camioneta en el centro de Jersón, Ucrania, el domingo 13 de noviembre de 2022. (AP Foto/Efrem Lukatsky)

Aumenta la sospecha por ejecuciones a soldados rusos desarmados

Después de que el Kremlin denunciara el asesinato de una decena de militares que se habían rendido, la comunidad internacional presiona para que Ucrania investigue los sucesos. Según Naciones Unidas, han recibido “denuncias creíbles” de delitos de guerra perpetrados por unidades locales.

Siguiendo esa línea, el enviado de Estados Unidos para crímenes de guerra afirmó el lunes que estaban monitoreando las acusaciones y que, de ser cierto, deberán cumplir las consecuencias adecuadas.

“Obviamente estamos siguiendo eso muy de cerca”, recalcó Beth Van Schaack, la embajadora general estadounidense para la justicia penal mundial.

La funcionaria subrayó que “es realmente importante enfatizar que las leyes de la guerra se aplican a todas las partes por igual” y que todos los involucrados están obligados a “cumplir con el derecho internacional o enfrentarse a las consecuencias”.

El viceprimer ministro de Ucrania confirmó que investigarán los incidentes, mientras que el comisionado de derechos humanos, Dmytro Lubinets, sostuvo que fue una “captura escenificada” y que los rusos agredieron a los ucranianos.

Esto surge luego de que aparecieran videos que muestran a soldados invasores en el suelo después de una aparente rendición. Segundos después, suenan disparos automáticos.

Con EFE y Reuters

También te puede interesar:

VÍDEO | Mapa de la guerra | La batalla por el control de la orilla oriental del río Dniper en Jersón