Unos encapuchados roban los ordenadores y móviles incautados por la Policía a la familia Pujol

·3 min de lectura
Jordi Pujol y Marta Ferrusola, en febrero de 2020, durante un funeral en Barcelona. (Photo: Miquel Benitez via Getty Images)
Jordi Pujol y Marta Ferrusola, en febrero de 2020, durante un funeral en Barcelona. (Photo: Miquel Benitez via Getty Images)

Los ordenadores y teléfonos móviles de la familia Pujol que estaban en manos de la Audiencia Nacional fueron robados hace casi un año por unos asaltantes que atracaron la furgoneta MRW que los transportaba a Barcelona para entregárselos a los abogados de la defensa y aún no han sido localizados.

Según ha avanzado La Sexta y han confirmado a Efe fuentes jurídicas, el robo de la furgoneta, ocurrido el 23 de noviembre del año pasado, fue denunciado ante la policía por la empresa MRW, que había sido contratada por los abogados de los Pujol para llevar de Madrid a Barcelona el material informático que desde 2014 estaba en la Audiencia Nacional.

Los asaltantes se llevaron todos los ordenadores, teléfonos móviles, lápices de memoria y dispositivos informáticos que habían sido incautados en los registros ordenados por la Audiencia Nacional en los domicilios y oficinas de la familia Pujol, en el marco de la investigación que dirigía el juez José de la Mata sobre el origen de su fortuna oculta.

La denuncia por el robo de la furgoneta de MRW, que según la denuncia fue perpetrado por cuatro personas pistola en mano, recayó en un juzgado de instrucción de Madrid, que abrió una investigación que hasta ahora no ha permitido identificar a los asaltantes ni ha dado ningún otro resultado.

Así fue el asalto

Según ha detallado La Sexta, unos encapuchados cruzaron un todoterreno ante la furgoneta de MRW, reventaron una de las ventanillas del vehículo y, tras obligar al conductor a bajar del mismo, se dieron a la fuga con ambos automóviles.

El atraco se produjo a las 19.45 horas de ese 23 de noviembre pasado en la avenida Entrevías de Madrid. El transportista conducía una Fiat Ducato con los logotipos de la empresa de transportes, repleta de mercancía, que debía de trasladar a un almacén central desde el que la mayoría de los paquetes iban a ser enviados a Barcelona, en concreto, a las oficinas del gabinete jurídico que defiende a la familia Pujol, indica El Periódico.

El material incautado a los Pujol tenía que ser entregado a las oficina de sus abogados -Cristóbal Martell, Albert Carillo y Xavier Melero-, una vez el juez dio por cerrada la instrucción de la causa y acordó procesar a la familia del expresidente de la Generalitat por los delitos de asociación ilícita y blanqueo de capitales, entre otros.

Según consta en las diligencias judiciales abiertas en un juzgado de Madrid sobre el robo, entre el material sustraído hay 15 pendrives, 8 ordenadores, varios monitores, teléfonos móviles, tarjetas de memoria, tablets y DVD incautados a todos los miembros de la familia Pujol en los registros efectuados a raíz de la investigación por la fortuna oculta en Andorra.

Por el caso Pujol, que está ahora pendiente de juicio, la Fiscalía pide nueve años de cárcel para el expresidente de la Generalitat y para sus siete hijos solicita penas que oscilan entre los 8 y los 29 años de cárcel, la mayor de ellas para el primogénito, Jordi Pujol Ferrusola.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente