Enagás: La descarbonización no es una cuestión de flujo sino de "stock"

Agencia EFE
·2 min de lectura

Madrid, 28 abr (EFECOM).- El presidente de Enagás, Antonio Llardén, ha defendido este martes que es muy importante impulsar al máximo el proceso de descarbonización de la economía porque "todo aquello que no hagamos queda prisionero en la atmósfera", ya que se trata de una cuestión de "stock", no de "flujo".

"Descarbonizar la economía no es una cuestión de flujo, sino de 'stcok'", ha defendido el directivo en el cuarto de los foros que organizan EFE y la consultora KPMG sobre los fondos europeos, centrado en esta ocasión en el reto de la transición energética.

En ese sentido, ha explicado que toda reducción que se haga en dióxido de carbono "suma en esta cuenta atrás" de la descarbonización, un proceso que "ya es irreversible".

Junto a la electrificación, una de las "grandes columnas de soporte" de la descarbonización es, según Llardén, el impulso de los gases renovables como el hidrógeno o el biogás, "especialmente en aquellos subsectores que no son fácilmente electrificables".

Enagás, como empresa de infraestructuras de transporte gasista, asegura estar "muy comprometida" con la descarbonización y, en concreto, con la tarea de facilitar la aparición de esos gases renovables.

Como ejemplo, Llardén ha citado un proyecto europeo que busca que toda la red de infraestructuras gasistas que hay en Europa pueda ser utilizado también para transportar también hidrógeno, o incluso que sólo transporte ese gas. Para ello, todas las inversiones que se vayan acometiendo deben ser ya con ese objetivo.

"Modestamente, creo que nosotros (los transportistas y operadores del sistemas, o TSO, en inglés) podemos ayudar a crear (...) un mercado verde que ahora mismo no hay en ningún país", en el que haya productores, transportistas, almacenadores y clientes finales, ha afirmado.

De hecho, la empresa ha presentado más de 50 proyectos vinculados al biogás y al hidrógeno verde a la convocatoria del Gobierno para acceder a fondos europeos, siempre bajo los requisitos de impulsarlos de la mano de otros socios y buscando que creen empleo y riqueza y que sean rentables a medio plazo.

Y es que, según Llardén, una de las claves va a ser la colaboración público-privada y también entre las propias empresas, por lo que el directivo se ha mostrado abierto a colaborar con otras compañías que puedan tener proyectos complementarios, con la intermediación de las administraciones.

(c) Agencia EFE