En la era del teletrabajo, ¿se han acabado los romances de oficina?

Brittany Wong
·Lifestyle Reporter, HuffPost
·1 min de lectura
(Photo: getty images)
(Photo: getty images)

Todo el mundo ha oído anécdotas o ha visto películas relacionadas: llega un nuevo compañero o compañera a la oficina y entabla una bonita amistad con otro compañero casado. Hablan y bromean mucho por chat y están siempre juntos cuando salen con todos los compañeros a tomar algo después del trabajo. Poco después, es un secreto a voces: la cosa ha pasado a mayores.

Pero este año, y previsiblemente de ahora en adelante, muchos puestos de trabajo pasarán a ser a distancia, de modo que el escenario anterior se complica. Sin las horas de oficina y sin las quedadas después del trabajo, esas amistades con límites dudosos quizás no lleguen a convertirse en algo más físico, especula Talal H. Alsaleem, terapeuta matrimonial y fundador de Infidelity Counseling Center, un centro especializado en relaciones con infidelidades.

“La cercanía física en el trabajo no solo permite más oportunidades de crear lazos emocionales inapropiados con compañeros de trabajo, sino que también facilita que esos lazos emocionales se plasmen en interacciones físicas más íntimas”, sostiene Alsaleem. “Hay más coqueteo y es muy fácil hablar sobre asuntos que no conviene tocar, así como quedar para dar paseos y almorzar juntos en los descansos”.

Y lo más importante: al estar lejos de la pareja, es sencillo incurrir en comentarios o comportamientos que están al límite de lo apropiado, mientras que en casa, con tu pareja cerca de ti, esa actitud es más comedida.

Entonces, ¿se han acabado los romances de oficina?

Quien quiere poner los cuernos lo va a hacer de un modo u otro.

Caroline Madden, terapeuta familiar y matrimonial especializada en reconciliaciones tras una infidelidad, ha visto muy de cerca lo tenaz que puede ser la volunt...

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.