Las empresas públicas también ajustan su actividad para combatir la pandemia

Madrid, 26 mar (EFE).- Las empresas de participación pública se han sumado a los esfuerzos del conjunto del ámbito empresarial español por modificar su actividad para favorecer el combate de la expansión del Covid-19, mitigar su efecto en la población y proteger a sus trabajadores.

Así, las sociedades participadas por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), con actividad en sectores como el postal, el naval, el energético, el agrario o el de la distribución alimentaria, han puesto en marcha una serie de iniciativas para colaborar en esta lucha, según fuentes del holding empresarial dependiente del Ministerio de Hacienda.

SERVICIOS POSTALES

Correos mantiene el servicio postal en todo el territorio nacional con el 25 % de sus empleados trabajando de forma presencial, el mínimo que la compañía considera imprescindible para atender sus obligaciones. Sus oficinas abren de 9:30 a 12:30 horas y han cambiado la operativa para eliminar el contacto entre personas.

Al mismo tiempo, voluntarios de la empresa estatal están participando en iniciativas solidarias para llevar alimentos al personal hospitalario así como productos de primera necesidad a los colectivos de población más vulnerables.

Obviamente, fuentes de SEPI confirman que la actividad de las 2.395 oficinas postales de Correos han visto caer su carga de trabajo, con una reducción cercana al 75 % en el número de personas atendidas diariamente (de 300.0000 a 70.000).

La gran mayoría de los servicios están relacionados con el envío de dinero mediante giros postales y de paquetes entre particulares.

TRAGSA

El Grupo Tragsa, orientado al desarrollo rural, con 14.000 empleados y de capital enteramente público, participa en el acondicionamiento de una parte del antiguo Hospital La Fe de Valencia para ampliar el número de camas y en los preparativos para instalar un hospital de campaña en Castellón.

Además, colabora en la readaptación de espacios en centros hospitalarios de otras comunidades autónomas, en la desinfección de algunas residencias de mayores en Asturias y en la colocación de mamparas de protección en los juzgados de varias regiones.

NAVANTIA

Navantia, dedicada al diseño y construcción de buques militares y civiles de alta tecnología, ha puesto sus impresoras 3D al servicio de la fabricación de piezas que puedan resultar útiles en la red hospitalaria y ha entregado a los centros de la Bahía de Cádiz, Ferrol y Cartagena, donde tiene astilleros, material de protección para el personal sanitario.

Se trata de mascarillas, buzos de protección química, trajes desechables, gafas especiales y guantes de nitrilo que se están donando a hospitales regionales en coordinación con los gobiernos de Andalucía, Galicia y Murcia.

Además, trabaja en un primer prototipo de pantallas de protección facial anti contagio, pendiente de que sea homologado por Sanidad e Industria. Cuando así sea, las fabricará en el Centro de Excelencia de Fabricación Aditiva del Astillero de Puerto Real (Cádiz), donde, según fuentes de la SEPI, el proyecto "se encuentra ya muy avanzado".

MERCADOS

La mayor contribución de Mercasa y de su red de 23 Mercas está consistiendo en garantizar el normal funcionamiento de los mercados mayoristas de alimentos frescos en sus días y horarios habituales para favorecer el correcto abastecimiento de mercancías y garantizar que se hace "cumpliendo las normas más estrictas de seguridad, limpieza, desinfección y distancia entre personas exigidas por los protocolos sanitarios".

Mercasa realiza también un seguimiento diario de la actividad comercial en la red de Mercas, como indicador permanente del abastecimiento y la demanda de alimentos frescos.

ATENCIÓN TELEFÓNICA

Asimismo, algunas compañías dependientes también de SEPI han puesto en marcha servicios de "call center" las 24 horas del día en las comunidades donde se asientan para asistir a ayuntamientos y organizaciones sociales en aquellas dudas que suscita la actual crisis sanitaria.

PROTECCIÓN DE TRABAJADORES Y DONACIÓN DE MATERIAL

Tal y como está haciendo la inmensa mayoría de las empresas españolas, las de participación pública han aplicado en su totalidad medidas destinadas a proteger la salud y la seguridad de su personal siguiendo las recomendaciones relacionadas con la tipología de los trabajos.

La mayoría de ellas, incluidas las que trabajan en un sector tan sensible como el energético, como es el caso de Enusa, Ensa y Hunosa, han flexibilizado el trabajo de sus plantillas disminuyendo al mínimo el trabajo presencial, y han puesto al servicio de los centros hospitalarios el material que puede ser de utilidad a los sanitarios que están en la primera línea de lucha contra la pandemia.

(c) Agencia EFE