Empresas israelíes utilizan sus tecnologías en la lucha contra el coronavirus

Jerusalén, 26 mar (EFE).- El espionaje a sus ciudadanos con coronavirus no ha sido el único uso que ha dado Israel a su industria tecnológica en la lucha contra la pandemia, a la que ha sumado también productos que detectan el COVID-19 en segundos o que permiten analizar la sangre de pacientes contagiados en cuarentena.

Así como millones de personas alrededor del mundo han adaptado sus vidas a la realidad que presenta la lucha contra la el COVID-19, empresas tecnológicas también se han ajustado a la crisis global e intentado modificar sus productos y ponerlos al servicios de los sistemas de salud.

Israel, conocido por ser el país con más empresas emergentes per cápita del mundo, no es la excepción, con múltiples de sus compañías abocadas a contribuir de una forma u otra a la detención de la propagación del virus.

Una de ellas es RADLogics, que desarrolló un software que utiliza inteligencia artificial para detectar y cuantificar inflamaciones pulmonares causadas por el coronavirus y que, mediante el análisis de tomografías computadas, ha alcanzado un 98 % de éxito en el diagnóstico de la enfermedad, según explicó a Efe su CEO, Moshe Becker, quien señaló además que el sistema ya está siendo utilizado en hospitales de Italia, Rusia y China.

Otro caso de una empresa que ha adaptado su tecnología a la lucha contra la pandemia es Vocalis Health, que ha empleado sus algoritmos de análisis de voz al estudio de pacientes contagiados, que mediante el envío de un simple mensaje de voz podrán ser monitoreados a distancia y permanecer en sus casas, para evitar colapsar los hospitales.

El objetivo de disminuir la carga de los sistemas de salud, sumado al cuidado necesario para evitar contagios en centros médicos, ha guiado también el trabajo de la empresa Sight, que diseñó un dispositivo que, también mediante inteligencia artificial, permite realizar análisis de sangre instantáneos sin salir de la unidad de aislamiento donde se encuentran los pacientes infectados.

Según explicó a Efe su CEO, Yossi Pollak, la tecnología que desarrollaron evita que las muestras de sangre deban ser trasladadas fuera del espacio de aislamiento para su análisis y arroja resultados en minutos, algo que representa una "ventaja enorme capaz de generar una gran diferencia" en centros de salud, comenzando por el hospital israelí Tel Hashomer, que ya la ha implementado.

Israel, que lleva semanas adoptando medidas severas contra la propagación de la pandemia, registró hoy su octava muerte y elevó la cifra de casos confirmados a 2.666 contagiados con el COVID-19, que ha causado ya e el mundo más de 22.000 muertes y se ha expandido a más de 190 países.

(c) Agencia EFE