Una empresa en la que trabaja Güemes llevará la gestión de los análisis clínicos que él privatizó

Ex consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid y marido de Andrea Fabra se hace con el control de seis hospitales y 49 centros de salud

La privatización de la Sanidad en la Comunidad de Madrid comienza a mostrar sus puntos flacos. La rama autonómica del PP, liderada por Esperanza Aguirre, siempre ha abogado por este sistema, a su juicio más eficaz y rentable, pero los detractores tienen desde hoy un motivo más para criticarlo. La culpa es de Juan José Güemes, exconsejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Hace más de tres años, privatizó el servicio público de análisis clínicos de varios hospitales y centros de salud. Ahora, esta gestión quedará en manos de Unilabs España, una empresa de la que el propio Güemes es consejero.

La noticia, destapada por la Cadena Ser, explica cómo Unilabs acaba de comprar el 55% de la Unión Temporal de Empresas a la que se adjudicó en 2009 este servicio que gestiona desde los simple análisis de sangre rutinarios hasta los más sofisticados, englobando a la las áreas de hematología, bioquímica, inmunología o genética, entre otras. En total, Unilabs se hará con el control de los análisis de seis hospitales de la Comunidad (Hospital del Tajo, Henares, Sureste, Infanta Sofía, Infanta Cristina e Infanta Leonor), así como con 49 centros de salud, 100 residencias y 107 consultorios, según ha dicho la emisora.

[Relacionado: El PSOE presenta el recurso contra el 'euro por receta' ante el Constitucional]

Lo más sospechoso de todo es que la empresa se ha adjudicado esta gestión solo cinco meses después de que Güemes entrara a formar parte de su organigrama. En este sentido, un portavoz de la compañía ha asegurado que “el puesto del ex consejero de Sanidad no es ejecutivo y que no ha intervenido en la operación”.

Cabe recordar que Güemes, uno de los cargos más leales a Esperanza Aguirre durante su etapa en la comunidad, dimitió del cargo en marzo de 2010 para fichar por el Instituto de Empresa, aludiendo razones personales para abandonar el primer plano de la política. En su día su decisión pilló por sorpresa entre los corrillos políticos, pues se le consideraba uno de los hombres con más futuro dentro del partido. La polémica no es, de todas maneras, exclusiva, puesto que está casado con Andrea Fabra, conocida por el famoso “Que se jodan”, que entonó en el Congreso.