Un empleado de Amazon en Nueva York muere de coronavirus

Un empleado de un depósito de Amazon en Staten Island, en Nueva York, blanco de denuncias de trabajadores por falta de protecciones en medio de la pandemia de coronavirus, murió tras contraer la enfermedad, informó el martes el gigante del comercio en línea.

"Lamentamos profundamente la pérdida de un empleado en nuestro sitio de Staten Island", dijo a la AFP una portavoz de la empresa, Lisa Levandowski, en un correo electrónico.

Amazon se ha convertido en un salvavidas para los consumidores en cuarentena alrededor del mundo, y la empresa está contratando a 175.000 nuevos empleados para hacer frente a la creciente demanda.

El empleado trabajó por última vez el 5 de abril. El 11 de abril le fue confirmada la enfermedad y mantuvo cuarentena, según Amazon, propiedad del hombre más rico del mundo, el estadounidense Jeff Bezos.

Una quincena de trabajadores protestaron frente a este local de Amazon el 1 de mayo.

En marzo, la fiscal general de Nueva York, Letitia James, pidió una investigación después de que la compañía echara a un empleado, Chris Smalls, a raíz de que organizara una huelga de trabajadores en ese almacen.

Smalls afirmó que entre 50 y 60 empleados del depósito de Staten Island tenían o habían tenido el coronavirus.

Amazon dijo que había despedido a Smalls después de que fuera a trabajar tras haber estado en contacto con un enfermo de covid-19, vulnerando así la cuarentena.

"Amazon ha invertido fuertemente en medidas proactivas para proteger y apoyar la salud y seguridad de nuestros empleados", insistió la compañía en el comunicado.

"La tasa de infección en nuestro local de Staten Island se encuentra significativamete por debajo de la tasa de infección en la comunidad", añadió.

Más de 18.000 residentes de la ciudad de Nueva York, epicentro de la pandemia en Estados Unidos, han muerto a raíz de la covid-19 desde marzo.

Tim Bray, un respetado ingeniero que era vicepresidente de servicios web Amazon, renunció el lunes "consternado" por el reciente despido de tres trabajadores que cuestionaron las medidas de seguridad en el trabajo durante la pandemia.

En Francia, Amazon está en guerra con los sindicatos que aseguran que la empresa no ha hecho lo suficiente para mitigar el contagio de empleados que trabajan a menos de dos metros de distancia unos de otros para procesar una ola de pedidos en medio del confinamiento nacional.