Empieza en Kigali el juicio de Paul Rusesabagina, héroe de la película "Hotel Ruanda"

·3 min de lectura
Paul Rusesabagina, a su llegada a un tribunal de Kigali para una audiencia, el 25 de septiembre de 2020

El juicio de Paul Rusesabagina, héroe de la película "Hotel Ruanda", se inició el miércoles en Kigali, durante una sesión en la que el exhotelero, acusado entre otras cosas de terrorismo, rechazó el derecho del tribunal a juzgarlo.

Rusesabagina se hizo famoso por la película de Hollywood de 2004, que cuenta cómo este antiguo gerente del Hotel des Mille Collines, en Kigali, un hutu moderado, salvó a más de mil personas durante el genocidio que mató a 800.000 ruandeses, en su mayoría tutsis.

Ahora se enfrenta a 13 cargos, entre ellos terrorismo, asesinato y financiación de la rebelión, por su presunto apoyo al Frente de Liberación Nacional (FLN), un grupo rebelde acusado de perpetrar ataques mortales en Ruanda en los últimos años. Comparece con otros 20 miembros de esa organización.

Paul Rusesabagina, muy crítico con el régimen del presidente ruandés Paul Kagame, vivía exiliado desde 1996 en Estados Unidos y Bélgica, país del que obtuvo la nacionalidad.

Fue detenido a finales de agosto en Ruanda en circunstancias turbias cuando bajó de un avión que creía que se dirigía a Burundi.

Sus abogados acusaron al régimen ruandés de haberlo "secuestrado". La oenegé Human Rights Watch (HRW) también denunció una "desaparición forzada".

En la apertura del proceso, Rusesabagina y sus abogados denunciaron las condiciones de su detención e impugnaron el derecho del tribunal a juzgarlo, debido a su nacionalidad belga.

"Lo voy a repetir como ya lo he dicho muchas otras veces. No soy ruandés, soy belga. El dosier debería mencionarlo", declaró en el tribunal, llevando mascarilla y vestido con el uniforme rosa de los presos.

Aseguró que durante sus visitas a Ruanda en 2003 y 2004 tuvo que solicitar visado. "Es el trato que reciben los extranjeros", dijo.

- "Maniobras dilatatorias" -

El fiscal Bonaventure Ruberwa destacó la nacionalidad ruandesa de los padres de Rusesabagina, quien nunca renunció a su nacionalidad.

Otro de los acusados, el comandante del FLN Callixte Nsabimana, apoyó los argumentos del fiscal.

"Tenía la ambición de convertirse en presidente de Ruanda. ¿Cómo se puede tener tal ambición si no eres ruandés?", espetó. "Hicimos la guerra en Ruanda, fracasamos y nos detuvieron. Es embarazoso para él pretender ahora que no es ruandés", agregó, fustigando las "maniobras dilatorias" de Rusesabagina.

En una audiencia ante la justicia ruandesa a finales de septiembre, Rusesabagina admitió haber participado en la creación del FLN, considerado el brazo armado del Movimiento Ruandés por el Cambio Democrático (MRCD), que fundó en 2017. Pero negó cualquier implicación en sus crímenes.

Las autoridades ruandesas acusan al FLN de haber realizado ataques mortíferos en la región de Nyungwe, en el suroeste de Ruanda en 2018.

Su familia considera que las acusaciones contra Paul Rusesabagina son de índole político.

Tras el estreno de "Hotel Ruanda", que tuvo mucha notoriedad internacional, Rusesabagina se mostró muy crítico con el presidente Paul Kagame, acusándole de autoritarismo y de alimentar el sentimiento antihutu, una cuestión muy sensible en el país.

Su imagen se ha ido deteriorando poco a poco en Ruanda. Los detractores le acusan de haber embellecido su actuación y algunos supervivientes de haberse aprovechado de su miseria, mientras que sus partidarios aseguran que ha sido el propio régimen el que se ha encargado de empañar su imagen.

Este proceso ha suscitado muchas reacciones internacionales. Estados Unidos, que le concedió la medalla presidencial de la libertad en 2005, pidió un juicio justo y el Parlamento Europeo, su liberación.

"Vamos a seguir exhortando al gobierno ruandés un trato humano, el respeto del Estado de derecho y un proceso legal, justo y transparente", aseguró el miércoles el portavoz de la diplomacia estadounidense, Ned Price.

str-np/fb/sva/md/pc-af/gma