Emocionante reencuentro de Dani Martín con el placer de la multitud

Barcelona, 13 nov (EFE).- Quince mil personas han recuperado el placer de cantar juntos a voz en grito, de encender la luz del móvil a la vez y de sentir el mismo escalofrío en la espalda en el momento álgido del concierto, esta noche con Dani Martín en el Palau Sant Jordi de Barcelona.

"Después de casi dos años metidos en casa, sin poder vivir, creo que esto es un regalo precioso. ¡Nos lo merecemos!", ha gritado el cantante madrileño en su concierto en Barcelona, ciudad que ha abierto su recinto más emblemático para recibirlo.

Tras largos meses de silencio y espera, el Palau Sant Jordi de Barcelona se ha reencontrado esta noche con un público ansioso por recupera el tiempo perdido.

"Qué caro es el tiempo" es el título de la gira con la que Dani Martín ha vuelto a la carretera, tras verse obligado a anular la anterior "Lo que me dé la gana".

Muchos de los espectadores que hoy han entrado en el Palau Sant Jordi corriendo de excitación, tienen la entrada para este concierto desde hace dos años.

La visita de Dani Martín estaba anunciada para 2020, año de la pandemia, y fue aplazada al 17 de abril de 2021, entre la cuarta y la quinta ola.

Dicen que a la tercera va la vencida y esta noche ha llegado el día, aunque los organizadores han estado sufriendo hasta el último momento, temiendo que quizás tendrían que volver a anular porque en Cataluña todavía hay restricciones para la música en directo.

Finalmente han optado por llenar la pista de sillas para no verse obligados a reducir el aforo y a pedir el certificado de vacunación.

"Es un contrasentido que en otros ámbitos y en otras ciudades españolas se permita el 100% del aforo sin PCR y en los conciertos con gente de pie en Cataluña se reduzca al 80%", ha lamentado el corfundador de The Project, Tito Ramoneda, en declaraciones a Efe.

A pesar de la adrenalina desbocada y las emociones a flor de piel, el público ha mantenido el orden y cada espectador se ha quedado frente a su silla, aunque nadie se ha sentado porque, desde el primer acorde, el Sant Jordi ha sido un hervidero.

Para la ocasión, Dani Martín ha preparado un repertorio lleno de grandes éxitos que ha empezado con "La suerte de mi vida", una de las diez canciones de su antigua banda El Canto del Loco que ha vuelto a grabar para su disco "No, no vuelve" que salió ayer a la venta.

"Sois la suerte que me arropa del frío", ha cantado Martín a su público, que le ha respondido con gritos, saltos, palmas y golpes en el suelo.

El concierto ha seguido con "Volverá", "Son sueños", "Qué caro es el tiempo" y "Puede ser", también de El Canto del Loco, y el primer tema de la etapa en solitario de Dani Martín ha sido "Que bonita la vida", en la que a más de uno se le han escapado las lágrimas.

"¿Estáis felices?" -ha preguntado Martín después de cantar "Ya nada volverá a ser como antes"-, "¿tan felices como yo?, porque hoy es el día más feliz de mi vida", ha añadido pletórico.

"¡Encended la linterna del móvil!", ha pedido en "Que se mueran de envidia", "¡dad palmas!", ha dicho en "Cero", "¡levantad los brazos!" en "La Mentira", y todas sus órdenes han sido cumplidas con la máxima celeridad por un publico contento de volver a vivir el ritual de los conciertos multitudinarios.

Con las entradas para este concierto agotadas, Dani Martín, ha anunciado una segunda fecha en Barcelona el próximo 3 de diciembre, pero antes pasará por Madrid, donde tiene nada menos que cinco conciertos en el WiZink Center, con todas las localidades vendidas. Parece que tanto Martín como su público han salido disparados de la pandemia.

Rosa Díaz

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente