Emma Suárez: "Gracias a mis personajes comprendo un poco más al ser humano"

La actriz Emma Suárez, ganadora de tres Goyas, recoge el premio Cineuropa en su 33 edición después de charlar con Efe sobre su trayectoria en el mundo de la interpretación, hoy jueves en Santiago. EFE/Xoán Rey.

Santiago de Compostela, 28 nov (EFE).- La actriz Emma Suárez lleva cuarenta años de "aprendizaje" y "descubrimiento" en el mundo de la interpretación, una profesión que se ha convertido en parte de ella misma y en su "forma de vida", gracias a la cual comprende mejor al ser humano y al mundo en el que vive.

"Ser actriz es mi forma de expresarme, de relacionarme con el mundo. Gracias a los personajes que interpreto comprendo un poco más al ser humano que somos", ha afirmado Suárez (Madrid, 1964) en una entrevista con Efe.

"Hay testimonios de imágenes, de películas, que siempre se proyectan y que te hacen echar la vista atrás", declara la actriz, que asegura haber tenido la "suerte" de trabajar mucho y de poder seguir haciéndolo, implicándose en proyectos en los que cree e intentando ser "coherente" con ella misma.

Para Suárez, suena "explosivo" oír que lleva 40 años trabajando en la interpretación, pues, según dice, aún le queda "mucho por hacer" y mucho por descubrir: "No tengo la sensación de que lleve cuarenta años dedicada a esto. Sigo teniendo la curiosidad de aprender cosas, de implicarme en proyectos, con gente que me seduce o con personas que me sorprenden".

Sin embargo, Emma Suárez nunca fue una niña que soñara con ser actriz. Según cuenta, cuando tenía 14 años, su hermano Joseli, que por aquel entonces tenía 20 y quería hacer cine, la convenció para que rodaran un corto, junto al director José Luis Guerin.

"Ahí empezó realmente mi primera película. Al mismo tiempo que me presenté a la prueba para 'Memorias de Leticia Valle'", afirma la intérprete, que revela que le gustaría trabajar de nuevo en un futuro con Guerin, con quien asegura que tiene "la sensación de tener algo pendiente".

Desde "Memorias de Leticia Valle", de Miguel Ángel Vivas, la actriz ha desarrollado una dilatada carrera en la que ha sido dirigida por José Luis Garci, Imanol Uribe, Isabel Coixet, Pedro Almodóvar, José Luis Borau, Julio Medem, Isaki Lacuesta o Pilar Miró.

Su colaboración con Medem, en la trilogía formada por "Vacas", "La ardilla roja" y "Tierra", le dio un gran reconocimiento y la consolidó como actriz.

"Todos los personajes tienen algo de ti, porque todos los personajes los interpretas tú. La única manera de acercarte a los personajes es empatizar con ellos y sacar de ti algo que tenga que ver con esos personajes", explica Suárez, que remarca que interpretar la ayuda a comprender a los demás y acercarse a sus "secretos".

Suárez, que ganó en 1996 su primer Goya por "El perro del hortelano", ha compaginado el cine con el teatro, donde empezó con 18 años y en el que ha trabajado en obras como "Las criadas", de Jean Genet, dirigida por Mario Gas; "Tío Vania" o "Bajarse al moro".

La actriz explica que el teatro es algo "imprescindible", una experiencia "necesaria para sentir lo que es la interpretación", y añade que la relación con el público y los compañeros convierte el teatro en un "ritual" donde se trata de "convertir la mentira en verdad, sabiendo que es mentira".

En 2017, la actriz fue galardonada con dos premios Goya, uno por su papel protagonista en "Julieta", de Almodóvar, y otro a mejor actriz secundaria por "La próxima piel", de Isaki Lacuesta, algo que solo ocurrió una vez, en la gala de 1987 cuando Verónica Forqué se alzó con dos galardones.

Los últimos trabajos de la actriz la llevaron recientemente a Galicia, en concreto para el rodaje de la serie de TVE "Néboa", un trabajo que se tomó como una "aventura".

Este jueves ha recogido en esta Comunidad el premio Cineuropa, un galardón que recibe "ilusionada" porque, según cuenta, ha sentido una conexión especial con esta tierra.

Jose Carlos Rodríguez