Las emisiones de CO2 del transporte turístico podrían aumentar un 25 %

1 / 2
La ministra española para la Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, durante la visita a la exposición "Burbujas de Contaminación", del artista británico Michael Pinsky, una obra que propone un recorrido a través de iglús que recrean la sensación térmica y el aire que respiran habitantes de diferentes partes del mundo, en el marco de la tercera jornada de la 25 Conferencia de las Partes del Convenio Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP) que se celebra en Madrid bajo el lema "Tiempo de actuar". EFE/J.J. Guillén

Madrid, 4 dic (EFE).- Las emisiones de CO2 del sector turístico correspondientes al transporte podrían aumentar casi un 25 por ciento hasta 2030 y pasar de 1.597 millones de toneladas en 2016 a 1.998 millones de toneladas en apenas once años, según un informe presentado en la COP25 del Clima de la ONU.

El informe de la Organización Mundial del Turismo (OMT) y el Foro Internacional de Transporte señala, no obstante, que dado que el número de turistas sigue aumentando y el sector va haciendo progresos en la consecución de unos viajes con bajas emisiones, se prevé que las emisiones de carbono por pasajero-kilómetro irán en descenso en la próxima década.

Las emisiones del transporte del sector turístico representaban en 2016 el 5 por ciento del total de las emisiones de CO2 antropogénicas, motivo por el cual la OMT hace un llamamiento a una mayor cooperación entre los sectores del transporte y del turismo para que la actividad turística se transforme realmente y participe en la acción climática.

El informe Transport Related CO2 Emissions of the Tourism Sector indica también que, en conjunto, las emisiones del sector turístico correspondientes al transporte representaron el 22 % del total de las emisiones del transporte en 2016 y seguirán prácticamente igual en 2030 (21%), según un comunicado.

El secretario ejecutivo adjunto de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), Ovais Sarmad, ha destacado que, aunque el turismo se menciona en numerosas contribuciones determinadas a nivel nacional como una gran preocupación, todavía no se ha hecho lo suficiente.

En esta línea, el director ejecutivo de la OMT, Manuel Butler, afirmó: "Ahora corresponde al sector turístico, y especialmente a los responsables públicos en materia de turismo, utilizar con eficiencia los datos y garantizar que el sector tenga un papel protagonista en los planes para afrontar la emergencia climática".