Por qué un embargo de la UE al gas ruso podría estar muy lejos

·2 min de lectura
Por qué un embargo de la UE al gas ruso podría estar muy lejos

La Unión Europea ha prohibido el carbón ruso y, tras semanas de tortuosas negociaciones, el petróleo, en un intento de privar a Moscú de una importante fuente de ingresos que le permite financiar su guerra en Ucrania.

El siguiente paso debería ser, en teoría, un embargo de gas, pero está resultando aún más controvertido entre los dirigentes.

"No se puede imponer ningún embargo en lo que respecta al gas", dijo el canciller austriaco Karl Nehammer a los periodistas el martes por la tarde tras la cumbre extraordinaria de dos días de los líderes de la UE.

El mayor logro de la cumbre fue el acuerdo alcanzado por los líderes para prohibir el 90% de las importaciones de petróleo ruso para finales de año, como parte de la sexta ronda de sanciones.

El paquete estuvo bloqueado casi cuatro semanas después de que varios Estados miembros sin acceso al mar, muy dependientes de las importaciones de petróleo ruso, amenazaran con vetarlo a menos que obtuvieran concesiones significativas. Lo hicieron y se les permitirá seguir comprando petróleo ruso por oleoducto durante de forma indefinida.

Los líderes de Portugal y Bélgica, así como el gobierno húngaro, también dijeron que no apoyarían un embargo de gas, pero no todo el mundo está de acuerdo con ellos.

"Yo también creo que deberíamos sancionar el gas", declaró a la prensa el Primer Ministro de Letonia, Krisjanis Karins.

Su homóloga de Estonia, Kaja Kallas, también ha apoyado públicamente esa medida, pero admitió que será difícil: "Creo que el gas tiene que estar en el séptimo paquete, pero también soy realista y no creo que esté".

A primera vista, la postura de los países bálticos parece sorprendente. Letonia recibe el 93% del gas natural que importa de Rusia, según la Agencia de Cooperación de los Reguladores de la Energía de la Unión Europea. En el caso de Estonia, el porcentaje es del 79%.

Finlandia (100%), Bulgaria (79%), Hungría (61%), Austria (64%) y Alemania (49%) también son especialmente dependientes del gas ruso.

Sin embargo, la decisión podría quedar fuera de las manos de los líderes de la UE, como señaló el martes por la noche la jefa de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen: "Rusia ha interrumpido el suministro (de gas) a por ahora cinco Estados miembros, ya saben, Finlandia, Bulgaria y Polonia, pero ahora a una empresa de los Países Bajos y a otra de Dinamarca".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente