Menores de edad trans: por qué es importante pedir ayuda

Aún se siguen observando reacciones de discriminación y bullying hacia la diversidad de género en la infancia y adolescencia. Por eso el mensaje de Elsa Ramos pidiendo que no le arrebaten la felicidad se ha vuelto viral

El aplomo de Elsa Ramos, de ocho años, que compareció ante los diputados de la Cámara extremeña con un emotivo discurso, emociona y reconforta. (Foto

Los pediatras lo han dicho alto y claro: “Pedir ayuda es un acto de valentía y una forma de reclamar derechos”, y eso es lo que ha hecho Elsa Ramos, la niña trans que de 8 años que ha emocionado a propios y extraños con su mensaje viral en la Asamblea de Extremadura,

Precisamente lo que hay que hacer, puntan desde la Asociación Española de Pediatría Atención Primaria (AEPap), ya que en el momento actual “se siguen observando reacciones de discriminación y bullying hacia la diversidad de género en la infancia y adolescencia”.

Ya hace casi un año desde que la OMS (Organización Mundial de la Salud) dejó de considerar la transexualidad como un trastorno mental; sin embargo, la ley vigente en España exige un proceso psicológico de diagnóstico.

A la desinformación se suma la preocupación familiar por el miedo al rechazo. Muchas familias temen el sufrimiento que esta situación puede generar a sus hijos e hijas, puesto que son conscientes de la transfobia existente en la sociedad. (Foto: Getty)

Por eso recalcan que “la protección de la libre expresión e identidad de género es un derecho humano. El deseo de vivir con una expresión o identidad de género diferente al sexo asignado al nacer es reflejo de la diversidad humana, y se puede manifestar desde la más temprana infancia”.

Diversidad sexual y de género

Nuestros caracteres sexuales se van desarrollando desde antes del nacimiento en un proceso continuo que se denomina proceso de sexuación. En este proceso, también construimos la forma de expresar nuestra sexualidad. Cada persona es, se siente y se manifiesta en todos los aspectos de su vida de forma única e  irrepetible. Por ello se dice que existen tantas sexualidades como personas.

Las palabras de Elsa se enmarcaban dentro del IV Pleno Escolar contra el acoso por LGBTIfobia que celebraba la cámara extremeña y que también ha contado con la intervención de otros profesores y alumnos en torno al acoso escolar y la LGTBIfobia.

En ocasiones, la diversidad de género a estas edades requiere un acompañamiento en el ámbito sanitario que ayude a transitar por rutas seguras y eficaces para el logro de un confort personal duradero, permitiendo maximizar la salud general, el bienestar psicológico y la realización personal.

“La realidad es que la transexualidad en la infancia puede requerir del acompañamiento del pediatra, pero no porque se trate de una patología, sino para maximizar la salud y el bienestar del menor dentro de su identidad de género”, matiza el Dr. José Emilio Callejas, pediatra de AP del Centro de Salud La Zubia, en Granada.

Algo en lo que coincide otros profesionales como Yeni Martín, sexóloga y presidenta de Dialogasex: “Necesitan que les escuchemos, que les dejemos ser y desarrollarse según su propia familia. Esto puede ir desde ponerle nombre a lo que les está sucediendo a sus hijos e hijas, pasando por entender qué es la transexualidad, hasta llevar a cabo la transición social desde el acompañamiento en un proceso de duelo (pues a veces la madre/padre siente que han perdido a su hijo e hija).”

Por qué pedir ayuda

El pediatra de Atención Primaria suele ser el primer especialista al que acuden las familias de niños y niñas trans. Es en la consulta de pediatría de AP donde la familia se debe informar, asesorar y son esto profesionales lo que deben dar apoyo  a las familias para evitar el rechazo, la ansiedad y el aislamiento.

De hecho, en los últimos años, los profesionales sanitarios implicados están intentando despatologizar por completo la transexualidad y evitar que se considere una enfermedad e incluso desterrar el diagnóstico de “disforia de género”, a menudo asociado a estas situaciones. 

El Dr. Callejas, que ha atendido en su consulta varias relacionadas con la transexualidad en niños y niñas, señala que el perfil de los menores de edad que suelen acudir al pediatra de AP es el de niños pequeños, incluso de tres, cuatro o cinco años, que acuden acompañados de sus padres”.

Las familias “ven en ellos una tendencia, en sus juegos y relaciones, que no va en línea con su sexo asignado al nacer y, a menudo, acuden preocupados por los problemas de convivencia que esto les pueda ocasionar”.

En estos casos,todas las parte deben “mantener una actitud abierta y de acompañamiento” e informar “sobre las diversas posibilidades de atención hasta la edad adulta”, señala el Dr. Callejas.

Aunque los pediatras tienen un papel clave, es importante saber a qué especialista acudir ante una incongruencia de género.

¿Cirugía a cualquier precio?

Si bien algunos menores que acuden a las consultas podrán ser tratados con bloqueadores hormonales para retrasar la pubertad hasta que puedan empezar un tratamiento hormonal cruzado, o incluso llegar a un tratamiento quirúrgico una vez que hayan alcanzado la mayoría de edad, “no siempre va a ser así”, y llegado el momento, “puede rechazar el tratamiento al sentirse feliz sin necesidad de cambios”.

Y es que son muchos los menores y adolescentes que se pasan años preguntándose, ”¿Me tengo que operar? y “quizá puede ser una cirugía innecesaria”.

Lo más importante es “evitar el rechazo, la ansiedad y el aislamiento que pueden sentir estos niños”, explica el Dr. Callejas. La transexualidad no es una patología, pero la no aceptación familiar y social sí puede derivar en problemas que afecten a su salud y bienestar. “Sentimientos de infelicidad, miedo, irritabilidad, falta de concentración en el colegio…”, resume el Dr. Callejas.

El rechazo social puede tener consecuencias serias para la salud de la persona menor de edad, “por eso es importante hacer entrevistas en la consulta de primaria, preguntar por cuestiones como el fracaso escolar, posibles autolesiones e, incluso, riesgo de suicidio”.

Una ley para proteger a los niños y niñas

A pesar de los avances logrados en los últimos años desde las consultas de pediatría de AP, la atención a estos menores de edad debe mejorar, y dista mucho de ser equiparable en todas las Comunidades Autónomas, como denuncian los especialistas de la AEPap.

“En algunas CC AA tienen su propia ley, como en Andalucía, que obliga a seguir un protocolo de proceso asistencial integrado”, repasa el Dr. Callejas. “En otras, como Cataluña o País Vasco, también hay protocolos propios pero no son muchas las Comunidades Autónomas que las tienen”.

Para solventar esta disparidad, “lo ideal sería un proyecto de ley estatal para la protección de los derechos de personas transexuales”, propone este especialista. Un proyecto que incluya “especialmente” a los menores de 18 años. A su juicio, “los adultos tienen una mayor autonomía de decisión, entre comillas. Pero un niño está más limitado, y la ley debería protegerles, porque ahora mismo, en muchas CC AA, su tránsito depende de la opinión de sus padres y de si estos aceptan o no la situación”.

¿Alguna vez has pensado o sentido que hubieras preferido ser del otro género? ¿Crees que lo que ha hecho Elsa sentará un referente y ayudará a las familias que viven situaciones más complicadas que la suya?   

Más historias que pueden interesarte:

¿A qué especialista hay que acudir ante una incongruencia de género?

Nuevas maneras de construir una familia, ¿estamos preparados?

¿Y si soy 'intersexual'? ¿Me tengo que operar?

La verdad (contada por un médico) sobre Hazte Oír y el eslogan de su bus: “Los niños tienen pene, las niñas tienen vulva. Que no te engañen”