Eloy Enciso: "La Constitución no puede entenderse como punto final"

El cineasta gallego Eloy Enciso posa durante una entrevista con Efe con motivo del estreno de su película "Longa Noite", una reflexión sobre los "vestigios" que dejó el franquismo en la sociedad española y que, según el director, aún permanecen la actualidad, como es el caso de la Constitución, entendida erróneamente como "punto final". EFE/Xoán Rey

Santiago de Compostela, 4 dic (EFE).- El cineasta gallego Eloy Enciso estrena en salas "Longa Noite", una reflexión sobre los "vestigios" que dejó el franquismo en la sociedad española y que, según el director, aún permanecen la actualidad, como es el caso de la Constitución, entendida erróneamente como "punto final".

"La Constitución se creó y se firmó hace cuarenta años y se entiende como punto final. Todo aquello que se entienda como punto final en la historia para mí es síntoma de que algo esta muy mal", explica Enciso (1975 Meira, Lugo), en una entrevista con Efe, en la que asegura que la Transición fue un periodo "más o menos continuista", basado en la visión de que "para ir hacia delante no debíamos mirar atrás".

Algo que él trata de contravenir con "Longa noite", una película que surgió en 2014, durante los últimos años de la crisis económica y sociopolítica española, en la que el director intenta buscar respuestas en el pasado, concretamente en el periodo de la Posguerra y en los textos de autores como Max Aub, Ramón Valenzuela, Alfonso Sastre o Luis Seoane, además de en cartas de represaliados por el franquismo, que inspiran la película.

Y es que para el director, el franquismo no fue "solamente esa fotografía del señor autoritario con bigote, vestido de militar" sino "una ideología, un sistema y una forma de pensar" que se filtró y que se fue expandiendo como un "virus" en la sociedad española.

Por ello, "Longa Noite" no tiene "una voluntad histórica o historicista" y lo que trata es de "invitar al espectador" a descubrir los mecanismos que hicieron que el franquismo impusiera en España "una forma de pensar", que acabó traspasando a una "forma de ser y a la cultura" concretas.

"La historia no es lineal. Hay muchos aspectos que surgen y resurgen y por eso creo que es bueno acercarse otra vez a esos lugares del pasado. Pero no con la voluntad de retratar hechos concretos sino de retratar el espíritu de cada época", afirma.

"El hecho de que España sea el segundo país con más fosas comunes del mundo después de Camboya, yo creo que es un problema", asegura el cineasta, que ve en el populismo, el caciquismo, el culto al líder, la ausencia de un cuarto poder real o la soberanía marcada por la monarquía huellas claras del franquismo, así como una cultura de "auto odio"

"El franquismo desarticuló la cultura como ese espacio en el que uno piensa, reflexiona y profundiza en las contradicciones de la sociedad y la convirtió simplemente en una apropiación folclórica", asegura.

"Longa noite" está contada desde los ojos de Anxo (el artista Misha Bies Golas), un hombre que regresa a su casa en Lugo tras haber desaparecido durante la guerra Civil Española. En su camino va conversando con personajes que le retrotraen a recuerdos personales y colectivos y dejan reflexiones que reflejan muchas situaciones actuales.

Para el director, el personajes es una especie de "confidente" y "recolector de historias", que no está "demasiado" ubicado en la historia y que es "un poco colectivo y un poco atemporal".

La película, que llega este jueves a las salas españolas ha pasado por el Festival de Sevilla, el Festival de Toronto y el Festival de Locarno (Suiza).

Jose Carlos Rodríguez