Elon Musk visitó la sede de Twitter antes de cerrar el acuerdo de compra

El empresario Elon Musk publicó un vídeo en el que se le ve entrar sonriente en la sede de Twitter con un lavabo, dando a entender que la compra de la red social está por concretarse.

El acuerdo de Elon Musk por 44.000 millones de dólares para convertir Twitter en una empresa privada tiene como fecha límite el viernes, aunque el video que publicó no ofrecía ninguna prueba de que la adquisición se haya completado.

Los representantes de Twitter y Musk aún no comentan al respecto, aunque Twitter sí confirmó que el tuit del vídeo de Musk era real. Musk también cambió su perfil de Twitter para referirse a sí mismo como "Chief Twit" o tuitero en jefe.

El plazo del viernes para concretar el acuerdo fue ordenado por el Tribunal de la Cancillería de Delaware a principios de octubre. Es el último paso en una batalla legal durante la cual Musk firmó un acuerdo para adquirir Twitter, y luego trató de echarse atrás, lo que llevó a la empresa a demandar al CEO de Tesla para obligarlo a concluir el acuerdo. Si las dos partes no cumplen el plazo del viernes, el siguiente paso podría ser un juicio en noviembre.

Robert Anderson, profesor de derecho de la Universidad de Pepperdine, aseguró que espera plenamente que el acuerdo se cierre antes de la fecha límite del viernes. "No veo nada inusual en él, aparte de que ha traído un fregadero", comentó.

Su aparente entusiasmo por visitar la sede de Twitter contrasta con una de sus anteriores sugerencias de que el edificio debería convertirse en un "refugio para indigentes" porque, según él, muy pocos empleados trabajan allí.

Un recorte drástico en el personal de Twitter

El 'Washington Post' informó que Musk dijo a posibles inversores que tiene previsto recortar tres cuartas partes de los 7.500 trabajadores de Twitter cuando se convierta en propietario de la empresa.

El medio citaba documentos y fuentes no identificadas familiarizadas con la negociación. Varias horas después de publicar su video sobre el fregadero, Musk tuiteó que se iba a reunir con "un montón de gente guay en Twitter hoy”.

Un grupo de bancos, entre ellos Morgan Stanley y Bank of America, firmaron a principios de este año prestarle 12.500 millones de dólares del dinero que Musk necesitaba para comprar Twitter y llevarla a la bolsa.

Menos claro está lo que ocurre con los miles de millones de dólares prometidos a Musk por los inversores que obtendrían participaciones en Twitter. La lista original de socios de Musk incluía amigos del multimillonario del mundo de la tecnología con ideas afines sobre el futuro de Twitter, como el cofundador de Oracle, Larry Ellison, hasta fondos controlados por la realeza de Medio Oriente.

Los analistas tecnológicos especulan con que Musk quiere utilizar Twitter para ayudar a crear una "aplicación para todo" similar al servicio chino WeChat, que permite a los usuarios hacer chats de vídeo, enviar mensajes, transmitir vídeo, escanear códigos de barras y hacer pagos.

Con AP