Elon Musk se convierte en parodia y los usuarios de Twitter le dan de su propia medicina

El desembarco de Elon Musk en Twitter como nuevo dueño de la compañía y sus decisiones sobre la dinámica de funcionamiento de esta red social y sobre la plantilla de la misma han generado un clima de opinión contrario y plagado de críticas hacia el magnate que, lejos de intentar calmar los ánimos y mejorar su ya de por sí maltrecha imagen, utiliza su perfil para lanzar avisos a los internautas. Una de sus decisiones más polémicas ha sido la de cambiar el funcionamiento del tick azul y su anuncio de que en breve habrá que pagar por él casi 8 dólares al mes. Esta media anunciada ha generado un oleada de críticas que en las últimas horas se ha convertido en un troleo a Musk usurpándole su identidad para demostrarle lo que puede ocurrir con la verificación de pago.

Periodistas y actores con cuentas verificadas han estado troleando a Elon Musk este fin de semana. (Foto: REUTERS/Dado Ruvic/Illustration)
Periodistas y actores con cuentas verificadas han estado troleando a Elon Musk este fin de semana. (Foto: REUTERS/Dado Ruvic/Illustration)

El boicot a Musk comenzó este fin de semana. Como recoge CNN, la comediante Sarah Silverman decidió usar su cuenta verificada para boicotear al nuevo dueño de Twitter. Copio su nombre, su foto de perfil, su imagen de portada y las hizo suyas. De esta manera, de pronto, si alguien entraba en su perfil y no se fijaba bien en el nombre de usuario, @SarahKSilverman, podía pensar que se trataba de la cuenta real del CEO de Tesla. Después restauró su información personal, pero antes hizo capturas de su troleo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un contenido no disponible por tus preferencias de privacidad

La actriz Valerie Bertinelli solo cambió el nombre y explicó que hasta ahora, con el sistema actual, la marca de verificación servía para indicar a los usuarios de Twitter que quien estaba detrás de ese perfil es quien decía ser y complicaba la tarea a los “estafadores”. Con los cambios que quiere hacer Musk y que ha retrasado hasta después de las elecciones de este martes en Estados Unidos, “eso ya no aplica”, remarcaba Bertinelli.

Sobre este asunto de cambiarse el nombre como protesta o forma de boicotear a Musk, él mismo tenía algo que decir y se extendió en un hilo compuesto de tres mensajes. En el primero comentaba que “en el futuro, a cualquier usuario de Twitter que participe en suplantación de identidad sin especificar claramente ‘parodia’ se le suspenderá de forma permanente”.

En el segundo apuntaba que antes “emitíamos una advertencia antes de la suspensión, pero ahora que estamos implementando una verificación generalizada, no habrá ninguna advertencia. Esto se identificará claramente como una condición para registrarse en Twitter Blue”. Y luego, en lo que parece una alusión a lo que estaba ocurriendo con algunas cuentas verificadas, advertía que “cualquier cambio de nombre provocará la pérdida temporal de la marca de verificación”.

Un aviso/amenaza que no ha servido para frenar el troleo, sino que este ha continuado. Después de este mensaje, han sido varias personalidades las que han seguido adelante en la misma línea. El más contundente de todos quizá haya sido el actor Joshua Malina (El ala oeste de la Casa Blanca), que, leído el mensaje del CEO de SpaceX decidió cambiarse el nombre de su perfil verificado por el del nuevo dueño de Twitter y retarlo con el siguiente tuit: “Soy Elon Musk. Esto no es una parodia”.

También después de la amenaza de perder el tick azul lanzada por Musk para quienes cambien el nombre de sus cuentas verificadas, el reportero de BuzzFeed News David Mack hacía algo parecido a lo hecho por Malina y se cambiaba el nombre aunque él sí indicada que se trataba de una “parodia” . Y la crítica de televisión de Vanity Fair Sonia Saraiya ha cambiado también su nomre por el de “not Elon Musk”.

Los avisos de posibles sanciones y penalizaciones como suspensiones no parecen haber calado mucho entre algunos de los usuarios de Twitter en medio de una revuelta virtual contra el cambio y en el proceso de verificación en esta red social. De hecho, si se filtra la frase escrita por Malina en inglés, “I am Elon Musk. This is not a parody”, se puede comprobar como otros usuarios anónimos y no verificados se han sumado al troleo.

EN VÍDEO | Elon Musk ejecuta el despido de la mitad de la plantilla entre pérdidas millonarias en Twitter