Elizabeth Warren acaba de probar que no puede derrotar a Donald Trump en 2020

Yahoo Noticias International
Con la intención de anticiparse al discurso del presidente Donald Trump sobre “Pocahontas”, la senadora Elizabeth Warren realizó una prueba de ADN para probar la ascendencia de su familia. (The Associated Press)

Falta menos de un mes para que comiencen las elecciones de mitad de mandato, pero algunos ya están preparándose para defender con fuerza su candidatura a la presidencia de 2020. No hay mejor ejemplo que la extraña decisión de la senadora de Massachusetts, Elizabeth Warren, de hacer pública una prueba de ADN para demostrar la ascendencia nativa americana de su familia.

Con la intención de anticiparse al discurso familiar de Donald Trump sobre “Pocahontas”, Warren reveló que no está a la altura para ganarle. Si la campaña presidencial de 2020 se reduce a un concurso de insultos, Trump ganará fácilmente y será reelegido.

Durante la campaña de 2016 Trump usó su arma favorita para aniquilar con éxito a sus contrincantes republicanos: los insultos. Usó apodos como “el abúlico Jeb”, “Ted, el mentiroso” y “el pequeño Marco”. Cuando constató el éxito de sus ataques al estilo de los niños de primaria contra el Partido Republicano, Trump desplegó su arsenal de insultos contra cada oponente al que se enfrentó. Llamó a Hillary “deshonesta” y dijo que el New York Times era “estúpido”.

No importa a qué candidato nominen los demócratas en 2020, jugar en el territorio donde Trump se siente cómodo es la receta del fracaso.

La convincente narrativa familiar sobre la historia de amor de los padres de la senadora quedó ensombrecida por el espectáculo de una prueba de ADN. La perspectiva de Warren sobre su herencia se formó a través de la decisión de sus padres de fugarse porque los “padres de su papá” “se oponían firmemente a su matrimonio debido a que la familia de mi madre… tenían ascendencia nativa americana”.

Es el tipo de historias familiares que ningún niño se cuestionaría. En todo caso, es entrañable. Sin embargo, cuando las cosas se caldean es innecesario recurrir a una prueba de ADN, algo que normalmente se usa para verificar la paternidad de los hijos ilegítimos en las telenovelas.

La prueba de AND reveló que su ascendencia nativo americana es pequeñísima, apenas un 1/1,024. En este punto la Nación Cherokee emitió un mordaz comunicado en el que indicó que “una prueba de ADN es inútil para determinar la ciudadanía tribal” y que “usar una prueba de ADN para afirmar cualquier conexión con la Nación Cherokee o cualquier otra tribu, aunque sea de forma vaga, es inapropiado e incorrecto… La senadora Warren está socavando los intereses tribales con sus reclamos continuos de herencia tribal”. Otros escritores nativo americanos también han refutado la metodología y el mensaje implícito que encierra el anuncio de Warren.

Jugar en el territorio donde Trump se siente cómodo es la receta del fracaso.

Los esfuerzos infructuosos de Warren por zanjar definitivamente la controversia han sido francamente contraproducentes. Su ambición le ha hecho a cometer un error, que se ha agravado debido al momento en que lo sacó a la luz.

En una etapa en la que todo el Partido Demócrata debería centrarse en ganar las elecciones de mitad de mandato, ¿por qué tienes que montar un espectáculo con tu familia como protagonista? ¿Por qué no esperar hasta que terminen las elecciones? ¿Esperar tres semanas marcará una gran diferencia? Al actuar con tanta prisa, Warren le ha proporcionado a sus oponentes y detractores nuevas municiones para usar en su contra y puede perjudicar las posibilidades de su partido de recuperar el control de una o ambas cámaras del Congreso.

Trump ha demostrado que es un hombre sin escrúpulos dispuesto a degradar e insultar a personas con discapacidades, de otras razas, inmigrantesveteranos, fallecidos, víctimas de abusos sexuales, mujeres, etc. No obstante, él también tiene muchas vulnerabilidades por donde le pueden atacar, como la evidente y sutil intersección entre su presidencia y sus intereses de negocios y finanzas personales, algo que sigue escondiendo al pueblo estadounidense.

Cada minuto que Warren y sus aliados gastan en responder al discurso de “Pocahontas” es un minuto en el que no hablan de esos escándalos.

No se equivoquen, los demócratas que se enfrentan a Trump deben prepararse para enfrentar un ataque violento lleno de insultos, mentiras y acoso. Sin embargo, al igual que todos los acosadores, Trump es muy inseguro. Los demócratas deberían aprovechar esas inseguridades para neutralizar sus tácticas y luchar efectivamente.

Sin embargo, las personas como Elizabeth Warrens que existen en el mundo no pueden esperar ganar si dejan que Trump dicte los términos de la historia de su vida.

Kurt Bardella

HuffPost