Elisa Beni entra al conflicto del 'solo sí es sí' y no duda al valorar las palabras de Montero

Manifestantes durante una de las marchas por el 8-M en España
Manifestantes durante una de las marchas por el 8-M en España

Manifestantes durante una de las marchas por el 8-M en España

La ley conocida como de ‘solo sí es sí’ continúa siendo epicentro de la noticia y del enfrentamiento político. Este martes, de forma sorpresiva, el PSOE ha anunciado que se plantea reformar el texto legal vistas las últimas sentencias, que han rebajado las condenas por delitos legales agarrándose a la literalidad de la norma.

En una conversación con los periodistas en el pasillo del Senado, María Jesús Montero, ministra de Hacienda y peso pesado del PSOE, ha reconocido que “el objetivo de la ley no era ese” y, tras lo ocurrido, “habrá que estudiar con detenimiento las sentencias para ver en qué cuestiones se amparan y el propio texto legal”.

Su comentario no ha quedado sin respuesta por parte de Unidas Podemos. La delegada del Gobierno para la Violencia de Género, Victoria Rosell, ha asegurado que la ley no se toca, puesto que “nadie se plantea revisar o reparar algo que no está dañado”.

Pero antes de esta respuesta y en pleno torrente de reacciones políticas y sociales que había generado el anuncio de Montero (María Jesús) una de las declaraciones más llamativas ha sido la de Elisa Beni. La tertuliana, colaboradora de Más Vale Tarde (laSexta), ha apuntado que las palabras de la ministra socialista son “un guantazo suyo y de sus asesores a Unidas Podemos por no hacerles caso”.

La periodista ha recordado que ya el CGPJ, en su polémico informe preceptivo sobre la ley, ya explicó que si tocaban la ley podría haber problemas. “La ley es un ecosistema”, ha añadido Beni, aclarando que si se toca una parte podía “descuajeringarse” otra.

Por ello, ha culminado en tono duro. “No atender a quienes te dicen ‘que te vas a dar de bruces’ y encima culpar a los jueces me parece tremendo”, ha dedicado al sector morado tras las palabras de Rosell asegurando que el problema no era la ley sino la “justicia machista”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR