Guinea Bissau, en busca de estabilidad, votó a su nuevo presidente

Por Malick Rokhy BA y Allen Yero EMBALO
1 / 4
Un centro de votación de Bissau, el 24 de noviembre de 2019

Los electores de Guinea Bissau votaron este domingo en una segunda vuelta de las presidenciales de carácter incierto con la esperanza de sacar al país del estancamiento en que se sumió su clase política, corrupta e incapaz de responder a las necesidades de una de las poblaciones más pobres del mundo.

Abiertas desde las 07H00 de la mañana (GMT y locales), los puntos de voto vieron una afluencia sostenida al principio de la jornada y llevaban horas desiertos cuando empezaron a cerrar a las 17H00.

En una oficina cercana a la presidencia, el recuento de votos había comenzado bajo un mango, a sólo unos pasos de donde había estado instalada la urna de votación, constató un periodista de la AFP, si bien los primeros resultados oficiales están previstos para principios de semana.

Umaro Sissoco Embalo, candidato del partido de oposición Madem, había lanzado "un llamamiento vibrante" a los cerca de 700.000 votantes de esta excolonia portuguesa de África occidental a acudieran a pronunciarse a las urnas, "única forma de salvar a Guinea Bissau de 46 años de desdicha desde la independencia", declaró a la AFP.

Este ex primer ministro, que acabó segundo en la primera vuelta con cerca del 28% de los votos, acusó a la Comisión nacional electoral (CNE) de maniobrar para favorecer la elección de su rival, Domingos Simoes Pereira, jefe del Partido Africano para la Independencia de Guinea y Cabo Verde (PAIGC), que quedó en cabeza el 24 de noviembre con el 40,1% de los votos.

"Espero que el resultado sea la expresión de la voluntad del pueblo guineano y que a partir de ahí, seamos capaces de construir concordia nacional para que nuestro país pueda despegar y crecer", aseguró por su parte Pereira tras votar en las afueras de Bissau.

La portavoz de la Comisión nacional electoral (CNE), Felisberta Vaz Moura, aseguró tras el cierre de los colegios que el 1 de enero se conocerán los resultados.

"La CNE aprovecha esta ocasión para refutar las informaciones sin fundamento difundidas en las redes sociales sobre un intento de fraude electoral", añadió Vaz Moura, quien pidió que antes del miércoles "los candidatos y los organismos de comunicación oficiales se abstengan de difundir informaciones sobre los resultados".

- Cambiar las cosas -

La votación transcurrió con normalidad y sin incidentes en todo el país, había explicado antes a la AFP la portavoz de la Comisión electoral.

"Hay que votar para cambiar las cosas. El próximo presidente tendrá la misión de hacer funcionar el país", apuntó un estudiante de Economía de 31 años, Jair Fernandes Martins.

La estabilidad, indispensable para combatir males como la extrema pobreza, la corrupción y el tráfico de cocaína, es uno de los mayores desafíos tras décadas de crisis política permanente.

Cerca del 70% de los cerca de 1,8 millones de habitantes del país viven con menos de dos dólares al día.

El futuro presidente deberá "solucionar el problema de los hospitales, donde las mujeres embarazadas mueren sin ser atendidas por falta de material", así como "construir carreteras" y "rebajar el precio del arroz", consideró un pescador de Bissau, Moutar Diallo.

- Estabilidad -

Pereira, un ingeniero civil siempre ataviado con un sombrero Trilby de color paja, llevó a su partido a la victoria en las legislativas de marzo y promete acelerar el desarrollo del país.

Por su parte, Sissoco Embalo, un general de brigada de reserva y exmiembro del PAIGC que hizo campaña con una kufiyya (pañuelo palestino) roja y blanca, se presentaba como un unificador.

La comunidad internacional espera que, tras años de conflictos entre la presidencia y el Parlamento, pueda instaurarse la estabilidad en el país.

Este país de clima tropical está acostumbrado a los golpes de Estado desde su independencia en 1974, pero en esta ocasión parecía poco probable una intervención del ejército, según los observadores.