Las elecciones en Eslovenia definen la continuidad de la derecha o el cambio verde-liberal

·5 min de lectura

El primer ministro Janez Jansa y el ingeniero Robert Golob se enfrentan en los comicios este domingo. Los encuestadores pronostican una contienda plagada de incertidumbre, con el oficialismo llegando al 25% ante el 26% de la oposición. Sin embargo, la gran cantidad de aliados de los liberales los posicionan con más oportunidades que al populista ultranacionalista. Jansa machacó en el destacable crecimiento económico, Golob al cambio de energías sostenibles y el retorno a políticas europeístas.

Los ciudadanos eslovenos tendrán en sus manos el poder para decidir el rumbo político del país en los próximos cuatro años. Este domingo se desarrollarán los comicios que enfrentan al populista de derecha Janez Jansa y a Robert Golob, director de la principal empresa energética que hace su primera incursión en la fila principal de la política.

Los sondeos previos no son optimistas para Jansa, quien apunta a su cuarto ciclo como primer ministro tras ocupar el cargo entre 2004-2008, 2012-2013 y 2020 hasta la actualidad. Las encuestas estiman una intención de voto del 25% y la falta de apoyo de otros partidos le ponen un techo inferior al de su contrincante.

Su personaje es comparado con el ultranacionalista húngaro Viktor Orban por su estilo autoritario, su invasión sobre los medios de comunicación estatales y su discurso antiinmigración y antieuropeísta.

No obstante, desde el estallido de la guerra en Ucrania su relación con el líder de Hungría se distorsionó. A favor de aplicar sanciones extremas contra Moscú, en los últimos meses tuvo acercamientos con los primeros ministros de Polonia y República Checa.

La otra opción para los electores es Robert Golob, quien carece de antecedentes en puestos de primera línea y es el director de la empresa energética que brinda mayor suministro eléctrico a la nacion. Su campaña se basó en advertir que un nuevo ciclo de Jansa convertiría a Eslovenia en otra Hungría y en la promesa de devolver al país a la senda liberal de Europa Occidental.

A pesar del crecimiento económico de 2021, el 61% de la población está descontenta con la administración de Jansa y su Partido Demócrata Esloveno (SDS). Empero, Golob era un desconocido para los eslovenos hasta que lanzó su candidatura por el Movimiento Libertad (GS, por su nombre en esloveno), un frente que nació apenas en enero pasado.

La ventaja de Golob está en la mayor cantidad de socios potenciales cercanos al GS que podrían formar una alianza con la coalición de centro izquierda KUL (Coalición del Arco Constitucional) que arrastra un 18% de los votos.

A Jansa lo respalda el partido conservador Nueva Eslovenia y el PoS –centrista- que alcanzan entre ambos el 12%. Los cuatro bloques que forjaron el frente de 2020 esta vez no generan un arrastre relevante.

Jansa, ‘el Orbán esloveno’ que se abraza a los índices económicos

Su distanciamiento del líder húngaro por la guerra en Ucrania no ha sido suficiente para borrar la comparación entre ellos. Sus críticas insistentes a la Comisión Europea y a las ONG que abogan por la libertad de prensa y el Estado de derecho han ensombrecido su figura a pesar de comandar a uno de los países del continente con mejor crecimiento económico de 2021.

La última muestra de su intervención en los medios se vio en el reciente debate presidencial, el cual fue criticado por su parcialidad y donde el GS no pudo formar parte.

Para buscar su cuarto mandato, Jansa evitó hacer campaña agitando la bandera contra la inmigración y la Unión Europea, bastiones que le otorgaron el triunfo en 2018. Esta vez hizo hincapié en las sobresalientes mejoras de la economía nacional.

Con un 8,1%, tuvo uno de los mayores crecimientos en el continente. Por caso, los salarios subieron un 5% el año pasado y el índice de desempleo alcanzó su piso histórico. “De aquí al 2030 situaremos a Eslovenia entre los 15 países económicamente mejor desarrollados del mundo”, aseguró.

Jansa es una figura ligada fuertemente a la historia de la Eslovenia independiente: en 1991 fue el ministro de Defensa que encabezó la victoria en la guerra de diez días que certificó la separación de Yugoslavia.

Refrescó ese antecedente durante su visita a Ucrania –fue junto al premier polaco Mateusz Morawiecki y al checo Petr Fiala-, cuando le dio su apoyo a Volodimir Zelenski y ratificó su predisposición para vetar la importación de gas y petróleo ruso.

Golob, el ‘outsider’ que promete regresar a Europa Occidental

El crecimiento del ingeniero al frente del GS ha sorprendido al electorado y se transformó en pocas semanas en la alternativa opositora más sólida. Su único antecedente en la política fue como secretario de Estado de Energía en 1999 y 2000.

En su currículum resalta un pasado como miembro entre 2010 y 2013 de la dirección del Partido Socialista –que gobierna Liubliana- y una participación de la formación de la ex primera ministra Alenka Bratusek. Ahora, a sus 55 años, es el responsable de ‘Gen-I’ la mayor empresa eléctrica del país que dirige hace 16 años.

Sin embargo, su contagio de covid-19 lo obligó a recluirse en los últimos días de campaña y sembraron un interrogante sobre cuánto puede influir eso en los resultados.

Las advertencias sobre los peligros de un cuarto ciclo de Jansa como primer ministro fueron el tronco principal de su plataforma. Golob afirmó que es un “peligro para los cimientos democráticos” y se comprometió a fortalecer el Estado de Derecho y los valores de Europa Occidental.

El GS apuesta por una transición abrupta hacia las energías renovables y alejarse de la “vulnerabilidad y la dependencia de la importación de combustibles fósiles”, profundizada luego del conflicto ruso-ucraniano.

Su programa está compuesto por promesas para formar una economía sostenible y circular, fuentes de energía renovables, la digitalización, una educación "verde" y la modernización tecnológica.

Otra de las ideas formuladas por el candidato está vinculada con la recomposición del vínculo entre Eslovenia y la Unión Europea, dañado por el insistente discurso crítico de Janes.

Con EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente