Elecciones en Chile: candidaturas que polarizan la economía

Desigualdad, inflación, deuda pública y la discusión de los fondos de pensiones dominan la agenda chilena previo a las elecciones de este domingo donde se decidirá, además de su futuro político, un cambio o permanencia económica.

Aunque la economía chilena se expandió un 17,2% en el tercer trimestre de 2021, para el próximo año la expectativa no es tan alentadora, mientras las polarizadas elecciones con las propuestas económicas figuran en la contienda electoral, la recuperación post pandemia se pierde en el horizonte.

Pero la actividad económica ha sido beneficiada por los precios del cobre y las ayudas públicas a los hogares, así como la retirada de los ahorros para pensiones aprobada para contener la crisis.

Chile, el mayor productor mundial de cobre, decidirá a su presidente el domingo en las elecciones más polarizadas del país que debaten aspectos económicos como la desigualdad y la pobreza. Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Cepal, en Chile el 1% de la población concentra más de una cuarta parte de la riqueza.

Así mismo la pobreza se situó en 10,8% durante el 2020, lo que representa a 2,1 millones de personas, mientras que la pobreza extrema llegó al 4,3%.

Las propuestas han sido amplias: desde la creación de un estado del bienestar basado en países europeos, hasta reducir el impuesto al valor agregado. Entre los siete candidatos presidenciales, los dos favoritos son el exdiputado ultraderechista José Antonio Kast, de 55 años, que lidera los sondeos de opinión; seguido de Gabriel Boric, de 35 años, un exdirigente estudiantil que se presenta por la coalición de izquierdas.

También figuran el centroderechista Sebastián Sichel, de la coalición gobernante y ex ministro del presidente Sebastián Piñera; y Yasna Provoste, la senadora de una región minera por el principal partido demócrata cristiano.

Boric sugiere en su plan "asegurar" una pensión mínima de unos 308 dólares para los chilenos, así como aumentar la cotización mensual de salario, pasando del 10% al 18%, pero con la mayor carga hacia el empleador. Kast, por su parte, propone mantener el modelo económico ultraliberal que opera desde la dictadura de Augusto Pinochet, así como reducir el IVA.

Aunque buena parte de los chilenos apoyan las políticas neoliberales que impulsaron décadas de crecimiento y lo convirtieron referente de estabilidad en América Latina, otro grupo exige cambios radicales para hacer frente a las profundas desigualdades.

Con Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente