La caída de Podemos no tiene fin: así se ha desangrado elección a elección

El Partido Popular ganó las elecciones de Castilla y León de este 13 de febrero, pero ha dejado su futuro en manos de Vox, la gran triunfadora de los comicios al pasar de uno a 13 diputados. En el lado contrario están Ciudadanos, que bajó de 12 escaños a solo uno, y Unidas Podemos, que aspiraba a mejorar sus resultados de 2019 y conseguir grupo parlamentario propio y finalmente ha perdido uno de los dos procuradores que tenía.

El mal resultado de la coalición en Castilla y León sigue una tendencia que se viene repitiendo en los últimos años tanto a nivel nacional como en las elecciones autonómicas. Podemos irrumpió con fuerza en el plano político español tras su fundación en 2014, aupado por la popularidad de su fundador y entonces secretario general, Pablo Iglesias, y logró buenos resultados tanto en las europeas de ese año, como en las generales y las autonómicas de 2015.

Sin embargo, desde entonces no ha dejado de ir perdiendo representatividad, a pesar de que se convirtiera en una coalición en 2019 junto a otros partidos de izquierdas y actualmente forme parte del Gobierno de la nación junto al Partido Socialista. La retirada de la política de Pablo Iglesias tras las autonómicas de Madrid de 2021 complicó aún más el futuro de Unidas Podemos, al que ahora trata de salvar Yolanda Díaz como líder de la coalición.

Más historias que te pueden interesar: