Elecciones: 6 claves que explican el resultado inesperado del 26J

1/ El discurso de la corrupción en el PP ya no funciona

Lo dijimos hace unos días cuando comentábamos que el escándalo de Jorge Fernández Díaz no tendría efecto alguno en las votaciones y así ha sido. El PP ya pagó en su momento el papel de corrupto perdiendo la mayoría absoluta y desde las pasadas elecciones no es un factor en juego. Ya sea por la gestión de las expectativas, porque el electorado está anestesiado o porque siente que estos escándalos no le afectan en su día a día, Rajoy parece hoy por hoy inmune en este campo, para desesperación de una parte de los españoles.

2/ Los españoles han señalado a Pablo Iglesias como culpable del Gobierno fallido

El factor más decisivo. España sufrió durante meses un pequeño circo político para tener Presidente en el que todos participaron y en el que, quitando PSOE y Ciudadanos, nadie consiguió ponerse de acuerdo. Había incertidumbre por conocer quién pagaría los platos rotos y las urnas han hablado. Los continuos vaivenes de Pablo Iglesias durante las reuniones y sus cambios repentinos de estrategia no han gustado al votante de Podemos, que quizás haya notado un exceso de vanidad en su líder en detrimento del interés de la izquierda, o al menos ese es el mensaje que tanto Pedro Sánchez como Albert Rivera se han dedicado a transmitir durante la campaña. A tenor de los números lo han conseguido.

3/ La abstención siempre le pasa factura a la izquierda

Ya sabemos lo que enseñan los datos de manera histórica: los votantes de derecha son más fieles al PP que los de la izquierda al PSOE, en este caso a Podemos. La abstención ha crecido en más de 3 puntos de diciembre a junio, o lo que es lo mismo, más de 1 millon de españoles se han quedado en sus casas en comparación con el 20D. En ello ha tenido que ver, muy probablemente, la sobreexposición a la que se han sometido Iglesias, Rivera y Sánchez, en comparación con el perfil mucho más ausente que siempre ha predominado en Rajoy, que siempre se le ha criticado y que, paradojas de la vida, en esta ocasión le ha funcionado.

4/ La coalición Podemos + IU ha naufragado

Tentados por los cálculos del 20D, Iglesias y Garzón se unieron con el objetivo de acometer el sorpasso, pero les ha salido rana. Más allá de las circunstancias comentadas anteriormente, hay un factor que nunca se valoró en ambas agrupaciones y que ha podido influir en el resultado: entre el antiguo votante de IU figura un español de izquierdas que recela del excesivo protagonismo de Iglesias y que comulga más con la el tono más pacífico y menos personalista de Garzón, que consiguió en los pasados comicios regenerar las bases de un partido que se presumía muerto. Ambos líderes pensaron que 2+2 darían 4, y que todos los votantes de IU acabarían en Podemos, pero una vez más se ha demostrado que la política no es tan evidente. La incógnita es conocer qué ocurrirá ahora con Garzón, uno de los políticos con mejor imagen y más porvenir de España que corre el riesgo de verse eclipsado y arrastrado por Iglesias. No es descartable que surjan divisiones en el interior del partido.

5/ Ha habido voto útil, pero ¿y el voto oculto? ¿Ha engañado a las encuestas?

Quién nos lo hubiera dicho hace una década, cuando la expresión servía para describir los votos de IU que se iban al PSOE. En esta ocasión la foto es bien distinta, ya que es el PP quien ha sabido llevarse parte de votos de los Ciudadanos, confirmando dos cosas: que el votante se asocia al partido de Rivera como de centro derecha y que estas elecciones han supuesto una regresión de muchos liberales que se habían divorciado de Rajoy pero que ante el bloqueo que vivimos han creído en la opción popular como más segura.

Otra tesis es la del voto oculto, que habría engañado a las encuestas basándose en la hipótesis de que al votante le avergüenza reconocer que ha votado al PP mientras que se siente mucho más orgulloso si lo hace al Podemos, por ejemplo. Pongamos que es cierto, aunque no tengamos datos ni base científica para corroborlo. ¿Por qué entonces ha habido mucha más desviación ahora que hace 6 meses? ¿Ahora el votante del PP se avergüenza y hace 6 meses no? No parece tener mucho sentido.

6/ El brexit SÍ ha influido en las elecciones

Resulta curioso porque muy pocos se han percatado de ello, pero todas las señales llevan a esa conclusión. Primero, porque explicaría ese fallo sideral de todas las encuestas. Y es que los sondeos a pie de urna pueden equivocarse, pero ¿todos los sondeos de un tiempo a esta parte?

Echemos un ojo a este gráfico. Es del periódico de Andorra, el único que ha podido por ley publicar encuestas durante esta última semana. Su metodología está basada en 900 entrevistas, a razón de 300 cada día. Pues bien, en la última, la del sábado, 1/3 de esas entrevistas se habían realizado ya tras conocerse la voluntad del pueblo británico. El resultado fue que el PP, con solo ese 1/3, rompió la tendencia a la baja que llevaba sufriendo durante la semana y subió 7 décimas repentinas ¿Qué porcentaje habría salido con solo llamadas tras el Brexit? Nunca lo sabremos, pero todo hace indicar que se acercaría a ese 33% que el partido ha conseguido.

Y muchos se preguntarán: ¿por qué el Brexit puede llegar a afectar al voto? La respuesta es clara: por miedo. Que el IBEX cerrara el viernes con la peor sesión de su historia (-12%) que el término recesión volveria a aparecer sobre la mesa y que encima estuviéramos ante la carambola de que las elecciones se produjeran antes de la siguiente sesión donde suele aparecer el efecto rebote es probable que hayan influido en parte de los votos de Ciudadanos que han ido a parar al PP.