Elda acoge la primera planta capaz de reciclar juguetes, ropa y calzado

·4 min de lectura

València, 12 jun (EFE).- Tres millones de toneladas de ropa, calzado y juguetes son abocadas a vertederos sin posibilidad de darles nuevos usos cada año en España, una cifra con la que pretende acabar una planta piloto de reciclaje de estos materiales, hasta ahora imposibles de reutilizar.

La planta, situada en Elda (Alicante) y que actúa a modo de “demostrador de que la economía circular es posible y es factible”, es el resultado del proyecto Circular Industry, que coordina el Centro Tecnológico del Calzado (Inescop), junto con el Instituto Tecnológico del Juguete (AIJU) y el Instituto Tecnológico del Textil (Aitex), que forman parte de la Red de Institutos Tecnológicos de la Comunitat Valenciana (Redit).

“Se estima que, al año, en la Comunitat Valenciana, solo el 5 % de los residuos de calzado, textil y juguete son reciclados”, detalla el investigador principal de Inescop en el proyecto, Borja Mateu.

El experto apunta que la dificultad para su reciclaje reside en que “tanto la ropa como los zapatos o los juguetes son multicomposición, es decir, están compuestos por diferentes materiales cuya separación para ser tratados por separado hasta ahora era imposible”.

“Desmontar un zapato es algo que se puede hacer manualmente, con un cúter, si le dedicas una hora a separar la plantilla, el forro, el cuero…”, admite, pero señala que “para que este proceso sea viable económicamente, el reto está en automatizarlo mediante tecnología”.

Ahora, Circular Industry ha hecho posible este tipo de reciclaje con el que, considera Mateu, “nadie se había puesto a trabajar todavía por falta de necesidad o por desconocimiento de la industria en profundidad”.

DESGARRADORES, MOLINOS Y MESAS DECIMÉTRICAS

La planta piloto de Circular Industry ha incorporado máquinas que se utilizan en el reciclaje de diferentes sectores como la minería, reciclaje de vidrio, de plásticos, que han sido adaptadas para recoger otro tipo de materiales o tamaños.

De este modo, el trayecto de, por ejemplo, un zapato que va a ser reciclado en la planta de Inescop, comienza con un “desgarrador gigante”, una máquina trituradora cuya función es “dejar todos los objetos que se introducen en montones de un tamaño parecido para que, en ese proceso, se liberen las diferentes piezas”.

El siguiente paso es el separador de metales, que consiste en una cinta “como las de los supermercados, pero a gran escala”, en cuyo recorrido los materiales metálicos son atraídos por imanes que los separan del resto del residuo.

Sin los trozos metálicos, el residuo pasa a un molino, que, según Mateu, es “como una batidora con muchas cuchillas” que tritura los objetos a un tamaño muy pequeño que permite diferenciar los materiales, ahora reducidos a partículas.

El último paso del proceso es la colocación de todas las partículas en una mesa decimétrica, una superficie a la que se aplica aire y vibración para medir las densidades de estos elementos y poder separarlos definitivamente.

PARQUES, PISTAS DE ATLETISMO Y PIEZAS DE AUTOMÓVIL

“Lo que para unos es un residuo es un material para otros”, destaca Mateu, que repasa algunas de las aplicaciones que pueden tener los residuos de calzado, ropa y juguetes.

En algunos campos, apunta, es frecuente reintroducir el material en el sector, como el caso de los plásticos de los zapatos, que se utilizan para hacer nuevas suelas, pero ese mismo material se puede utilizar para producir suelos de parques infantiles, piezas de automóvil o incluso pistas de atletismo.

Del mismo modo, los plásticos de los juguetes pueden dar vida a nuevos juegos, ya que “al ser del mismo material y provenir de los mismos objetos, cumplen con todos los estándares químicos”. Ese plástico, además, puede utilizarse como filamento para nutrir impresoras 3D.

En cuanto a sus posibles aplicaciones en otros campos, señala el sector del automóvil, que normalmente es capaz de reciclar “el 70% de cada coche, lo que corresponde al metal, pero no el 20% correspondiente a materiales multicomposición como cueros, espumas, tapicerías, parachoques…”

“Es el momento de concienciar o educar a las compañías de que se ha acabado la forma tradicional de hacer las cosas en materia de residuos”, afirma Mateu, aunque destaca que el principal problema no es la implicación de las corporaciones en la reducción de residuos sino que, en campos como el textil, el calzado o el juguete “los que quieren reciclar no pueden hacerlo”.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente