El vuelo internacional más corto del mundo dura solo 8 minutos

POR YULEINA BARREDO-. Se anuncia el despegue y ya en el aire. Sin dar tiempo a cerrar los ojos y echar una siesta como Dios manda, el piloto se dispone a aterrizar. Sólo 8 minutos dura el trayecto desde el aeropuerto de St. Gallen-Altenrhein, en Suiza, hasta la ciudad industrial de Friedrichshafen, en Alemania. Con tal duración, este vuelo comercial internacional se mantiene, desde hace casi un año, como el más corto del mundo.

Julian Herzog/Wikimedia Commons

La pequeña aerolínea austriaca People’s Viennaline es la encargada de conectar estos destinos, en ambas direcciones, desde noviembre de 2016. Con 20 kilómetros de separación -o 13 millas- las dos ciudades europeas se miran las caras en lados opuestos del lago Constanza.

Este supersónico recorrido aéreo cuesta alrededor de 40 euros y beneficia tanto a los trabajadores de ambos lados del lago como a los turistas que visitan el área. De lo contrario, tendrían que conducir alrededor de una hora o tomar un viaje por tren de dos horas para ir de un lugar a otro.

Friedrichshafen es una ciudad muy demandada por su atractivo turístico y en especial por su importancia en la historia de la aviación. ¡Feliz coincidencia! Se conoce como el lugar donde fueron construidos y probados los primeros dirigibles Zeppelin.

Julian Herzog/Wikipedia/http://julianherzog.com/

El museo de estos increíbles artefactos voladores, los cafés dispuestos a lo largo del paseo junto al lago y las torres abovedadas barrocas de la Iglesia Palacio o Schlosskirche atraen cada año a cientos de visitantes a la urbe alemana.

Ahora por arte de birlibirloque, este destino queda conectado con territorio suizo. Pero no sería la primera vez que un vuelo comercial causa tanto alboroto por su corta duración.

Por casi 50 años, la aerolínea escocesa Loganair ha mantenido una conexión aérea entre las islas Westray y Papa Westray, en el archipiélago de las Orcadas, frente a la costa norte de Escocia.

Y aquí viene el dato que más nos interesa: la hélice de estos aviones Britten-Norman Islander, de ocho asientos, sólo se mantiene en funcionamiento poco más de 47 segundos o un minuto dependiendo del viento de cola.

Ni siquiera vale la pena pedirle un refrigerio a la aeromoza. Este viaje aéreo entre las dos locaciones escocesas figura en el libro Guinness de los récords como el más breve del mundo.

Otro recorrido que se hace en un abrir y cerrar de ojos es el que cubren las aerolíneas Camair-Co, de Camerún y la pan-africana ASKY. Ambas conectan las ciudades de Kinshasa (República Democrática del Congo) y Brazzaville (República del Congo) ubicadas una frente a otra y separadas sólo por las aguas del río Congo. Se conoce como el vuelo comercial más corto entre dos capitales y dura alrededor de 30 minutos.

Con el ánimo de ir de menos a más, pasamos al vuelo más largo del mundo. Qatar Airways se reserva el derecho del primer lugar.

.

En febrero de 2017, un Boeing 777 partió de Doha, Qatar, para aterrizar en Auckland, Nueva Zelanda, tras completar un viaje de 14.535 kilómetros. El tiempo de duración atravesando el cielo fue para escandalizarse: 17 horas y 30 minutos.

Cada día con más confianza y mejor tecnología, las aerolíneas agregan a sus itinerarios vuelos de ultra larga distancia. El récord de Qatar Airways no estará intacto por mucho tiempo. Singapore Airlines se prepara para restablecer su ruta entre Singapur y el aeropuerto JFK de Nueva York, sin escala.

La aerolínea más popular de Australia, Qantas, también quiere entrar en el medallero. Ha anunciado que en marzo de 2018 establecerá una vía directa entre el país continente y Europa, específicamente entre Perth y Londres. La ruta a cubrir será de 14.498 kilómetros. Sin dudas, la competencia está reñida.

A este ritmo tendremos tiempo suficiente para degustar una cena completa con postre y café incluidos, dormir la siesta, ver una película y hasta leer un libro casi completo mientras sobrevolamos las nubes.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines