El viejo PP alecciona a Casado: 'Te lo dijimos'

Asier Martiarena
Crecen las voces internas que cuestionan el rumbo que Casado le ha dado al PP. (Photo by GABRIEL BOUYS / AFP) (Photo credit should read GABRIEL BOUYS/AFP/Getty Images)
Crecen las voces internas que cuestionan el rumbo que Casado le ha dado al PP. (Photo by GABRIEL BOUYS / AFP) (Photo credit should read GABRIEL BOUYS/AFP/Getty Images)

“No escuchó a la vieja guardia, no aceptó los consejos de los cargos intermedios con experiencia, apostó por fichajes exóticos como el padre de Mari Luz, se olvidó del centro y se escoró a la derecha … y el último día le ofreció a Vox entrar en su hipotético Gobierno. El fracaso del PP en las urnas estaba cantado. ¿A quién ha sorprendido? Al equipo de Casado, que no ha querido escuchar a nadie por creerse los más listos”.

Este es el resumen de lo que está bullendo en la sede del Partido Popular de la calle Génova desde que el domingo tuvieron que desmontar el andamio de las celebraciones para mofa de la izquierda. Las críticas más duras se hicieron la misma noche electoral. Ayer por la mañana se cargaron las tintas desde las sucursales regionales del partido. Por la tarde había quien incluso deslizaba la posibilidad de relevar a Pablo Casado de la presidencia del partido -como con Míchel en el fútbol, suena Feijóo-. Y por la noche había quien amenazaba con elevar la voz en la reunión de hoy del Comité Ejecutivo del PP. Pero la sangre no ha llegado al río.

La cercanía de las elecciones autonómicas y municipales del 26 de mayo desaconseja acometer grandes renovaciones en el PP. Así que los barones regionales del PP han acudido esta mañana a la reunión con las espadas de nuevo envainadas, pero se harán oír. Y a Casado, tras llevar al PP a sus peores resultados de la historia -de 11 millones de votos con Rajoy en 2011 a apenas 4,3 millones-, tras no sacar ni un solo diputado en el País Vasco y habiendo sacado solamente uno por Cataluña, le ha tocado escuchar. “Algo que no ha hecho hasta ahora”, insisten los críticos. “Y si no escucha, que no venga a acompañarnos en campaña porque no queremos que nos lastre”, señalan.

Así se ha deslizado que:
– algunos barones -desde la distancia y sin participar en el cónclave como Alberto Núñez Feijóo– han afeado la derechización de Casado abogando por “ensanchar el partido”.
– otros barones han criticado la retahíla de fichajes excéntricos.
– alguno más han reprendido a su líder por laminar a todo lo que recordaba a Rajoy y al ‘sorayismo que compitió en las primarias de julio.
-otros pocos han pedido cambiar drásticamente el tono de la campaña paralas generales-
– y solamente unos pocos, especialmente los fichajes de Casado, han insistido en el victimismo, han culpado de todo a la atomización de la derecha con la aparición de Vox y han insistido en que “El PP está donde tiene que estar” y que Casado se merece tiempo, como antes lo tuvieron Rajoy y Aznar.

¿En qué va a quedar todo? Pues nadie cede. Por lo menos no demasiado. Casado sí ha aceptado relevar del cargo a los dos pesos pesados del comité de campaña en estas elecciones: el secretario general del partido, Teodoro García Egea, y el vicersecretario de Organización de la formación, Javier Maroto.

Para el resto… Casado se ha enrocado. Eso significa un poco más de división. Como decimos no hay margen para impulsar unas primarias nuevas. Y parece que los críticos van a tener que aguantarse, al menos, hasta junio. Pero eso no significa que ellos no vayan por su cuenta. Quieren vender ilusión, no debacle. Quien vender sus logros en sus ciudades o Comunidades, no quieren vender el batacazo del PP de Casado. Así estamos asistiendo a movimientos curiosos.

Es el caso del candidato popular a la alcaldía de Badalona, Xavier García Albiol, quien ha lanzado un vídeo en el que pide el voto a su “persona”, no al PP, en las elecciones municipales.
Otros están rechazando el apoyo de Casado en campaña por el miedo al “beso de la muerte” que les pueda causar aparecer con el líder del partido en sus mítines locales.

Algo similar está ocurriendo en Baleares, donde la cabeza de lista Marga Prohens lleva 24 horas diferenciando el “carácter moderado del PP balear” frente a lo vendido por Madrid.

Y en Madrid, no saben qué hacer. Los dos candidatos son ‘made in Casado’, pero Ayuso y Almeida tienen malas proyecciones de voto en las autonómicas y municipales, respectivamente. No saben muy bien qué hacer. Le deben su puesto al presidente del PP, pero no quieren perder la posibilidad de gobernar por el auge de Ciudadanos. En caso de aceptar a Casado en sus actos “hay que cambiar el mensaje”, concluyen.

Casado sigue. Eso ha quedado claro tras la reunión de hoy del Comité Ejecutivo. Pero no tiene mucho tiempo por delante. En apenas siete meses de reinado en el partido se ha ganado bastantes enemigos. Si el PP naufraga el 26-M, es probable que rueden cabezas. Feijóo calienta en el banquillo, y hay quien incluso se acuerda de Soraya Sáenz de Santamaría.