El verdadero Pikachu es una cría mutante de zarigüeya australiana

Con ustedes el verdadero Pikachu. (Crédito imagen The Age).

El pósum de cola de cepillo, también conocido como zarigüeya australiana (Trichosurus vulpecula) es un marsupial arborícola australiano que normalmente luce un pelaje que va del rojo cobrizo al gris oscuro. Bueno… mejor enfatizar eso de “normalmente”, ya que cierto ejemplar entregado en la Clínica Veterinaria Boronia de Melbourne es más bien dorado, como podéis ver en la foto.

Por lo que puedo leer en el medio australiano The Age, a comienzos de noviembre de 2018 un ciudadano anónimo encontró en el suelo de un parque arbolado una cría de pósum de grandes orejas y extraño pelo dorado.

El veterinario Stephen Reinisch, de la citada clínica, cree que la cría – a la que se refiere afectuosamente como Pikachu – tiene alrededor de 5 meses de edad. En su opinión sufre una mutación genética que ha dado como resultado bajos niveles de melanina, lo que explica su pelaje dorado. Lo más probable es que se cayera de la espalda de su madre.

Salvo por su carácter, bastante nervioso, esta joven cría de pósum está en un buen estado de salud. Tras pasar una noche en la clínica, el señor Reinisch la entregó en una institución para el cuidado de fauna salvaje. En opinión de este veterinario es bastante improbable que la vuelvan a liberar en la naturaleza ya que su extraño color la haría destacar demasiado de cara a los depredadores.

Hay que recordar que estos animales tienen hábitos nocturnos, y que los pelajes demasiado pálidos se vuelven “irresistibles” para los búhos. Además, estas criaturas son muy territoriales, por lo que la reintroducción de esta pequeña hembra sería complicada.

La imagen de Pikachu compartida en Reddit

La decisión, no obstante, está en las manos de su actual cuidador.

Mientras tanto Pikachu se ha convertido en toda una celebridad en las redes sociales. Sus fotos han sido compartida en Facebook miles de veces, y la imagen superior subida a Reddit se ha vuelto viral.

Me enteré leyendo Theage.com.