El último despropósito de la sanidad en EEUU: te cobran 40 dólares por llorar en la consulta

·5 min de lectura
Portrait of sad young woman crying in doctors office consulting about serious illness, copy space
Un hospital de EEUU cobra $ 40 extra “por llorar” en la consulta. Foto: Getty Images

“Dime que vives en Estados Unidos, sin decirme que vives en Estados Unidos”, le comentaron a la youtuber Camille Johnson en Twitter, cuando compartió la insólita factura que recibió su hermana por una consulta médica.

Camille vive en Nueva York y la siguen unos 400.000 suscriptores en YouTube, más otros 46.000 usuarios de Twitter. “Le cobraron 40 dólares por llorar”, escribió el martes en un post que se hizo viral en pocas horas.

“Mi hermana pequeña ha estado luchando mucho últimamente con un problema de salud y finalmente pudo ver a un médico. Le cobraron 40 dólares por llorar”, tuiteó la joven de 25 años junto a las fotos de la factura emitida por el hospital.

En las imágenes hay algo que llama mucho la atención: el cobro por un servicio bajo el concepto de evaluación “emocional y de comportamiento”.

Camille explicó que su hermana descubrió que tiene una “enfermedad rara” y “se puso emocional porque se sintió frustrada e indefensa”, ya que ha tenido problemas para encontrar un tratamiento médico adecuado.

La influencer aseguró que después de “una lágrima”, a su hermana le cobraron 40 dólares “sin preguntarle por qué estaba llorando, sin tratar de ayudar, sin ninguna evaluación, ninguna receta, nada”.

“Le cobraron más por llorar que por una prueba de evaluación de la vista. Le cobraron más por llorar que por una prueba de hemoglobina. Le cobraron más por llorar que por una evaluación de riesgo de salud. Le cobraron más por llorar que por una extracción de sangre capilar”, agregó en su hilo de Twitter.

Hasta la publicación de esta nota, el tuit ha recibido más de medio millón de “me gusta” y cientos de comentarios, en su mayoría críticos hacia el sistema de salud estadounidense.

Los costos “extra” sin aviso no son algo nuevo

“Increíble, incluso están aumentando el costo del llanto. Esto sonaba muy familiar, así que busqué y... ¡bam!, hace menos de un año”, comentó la usuaria Mirel LeLian con la foto de otra factura médica donde a la paciente le cobraron 223 dólares por removerse un lunar y 11 dólares extra por contención a “breve emoción”.

Otra usuaria llamada Lauren Cugliotta compartió que cuando la operaron en junio pasado para extirpar un tumor, le añadieron a la cuenta la categoría “servicio para mujeres”, que resultó ser una prueba de embarazo que le administraron.

“Unos $1,902 por orinar en un palito. Afortunadamente, la mayoría estaba cubierta por el seguro, pero caramba”, escribió Cugliotta.

Una persona tuiteó que en el consultorio médico donde trabajaba les cobraban a los pacientes por preguntar qué medicamentos les habían recetado y lo marcaban como “conciliación de medicamentos” en su factura.

“Renuncié a ese lugar porque me sentía incómodo facturando esas cosas, cuando es, literalmente, el trabajo de los médicos decirle a la gente lo que está mal con ellos”, contó.

Qué son los servicios “por llorar”

Según reseña The Independent, las llamadas “breves evaluaciones de tipo emocional y de comportamiento” forman parte de un examen de salud mental que busca signos de trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH), depresión, ansiedad, riesgo de suicidio o abuso de sustancias. Por lo general, se emiten como un cuestionario que se rellena y se entrega antes de ver al médico.

Las evaluaciones de tipo emocional se vienen haciendo con habitualidad desde 2015, cuando se convirtió en un mandato federal como parte de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio. La medida buscaba incluir servicios de salud mental como parte de los beneficios esenciales que deben incluirse en todos los planes de seguro.

Professional doctor assisting a woman in her office: the patient is crying and feeling hopeless
Un hospital de EEUU cobra $ 40 extra “por llorar” en la consulta. Foto: Getty Images

Sin embargo, según Camille, su hermana no fue evaluada en ningún momento. En declaraciones para The Independent, explicó que el médico del centro de salud - todavía no identificado- vio a su hermana llorando y no hizo nada para ayudarla.

“No la evaluaron por depresión u otras enfermedades mentales, ni hablaron sobre salud mental con ella”, denunció la youtuber. “Ella nunca habló con un especialista, no fue referida a nadie, no le recetaron nada y no hicieron nada para ayudar con su salud mental”.

Afortunadamente, la hermana menor de Camille estaba cubierta por el plan de seguro de su padre, lo que la ayudó a pagar incluso el servicio extra. “Todos deberían poder ver a un médico. Estar vivo no es un lujo”, dijo en Twitter.

“Necesitamos un cambio drástico en la industria de la salud, y pensé que compartir una historia de la vida real en línea sería una buena manera de abrir la conversación y ayudar a abogar por el cambio”, añadió en sus declaraciones. “Realmente espero que este tuit pueda incitar a mejorar nuestro sistema de atención médica y ser una advertencia para el futuro”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente