El testigo Rajoy no podrá mentir ni eludir preguntas del juez del caso Gürtel

EFE

¿Alguna vez habían visto al PP enmudecido? Lo que ocurrió ayer es difícil que se repita. El partido del Gobierno de España quedó en shock tras conocerse que la Audiencia Nacional ha citado a Mariano Rajoy como testigo en el juicio de Gürtel. No se lo esperaba nadie. Ni ellos, que no tenían listo el argumentario que cada mañana distribuye el equipo de prensa a los principales dirigentes y portavoces, ni gran parte de la prensa -menos mal que la noticia se conoció a media mañana y ninguna tuvo que parar rotativas y tirar toneladas de papel a la basura-. De hecho, hubo un par de webs que subyugados por la dictadura del ‘clic’ y la enfermiza obsesión por ser los primeros, ‘prepublicaron’ noticias en las que el titular era el contrario: Que Rajoy no era citado.

¿En qué se basaban?, en que el tribunal del caso Gürtel que ayer aceptó la petición de la acusación popular, previamente la había rechazado hasta en dos ocasiones. ‘No hay dos sin tres’, aseguraban los entendidos en la materia. Pero resulta que el refranero iba por otros derroteros. Más bien por un ‘A la tercera va la vencida’.


El argumento esgrimido por la acusación popular, representada por la Asociación de Abogados Demócratas de Europa (Adade), es que había que sacar al líder del PP de la “urna de cristal” que le protege para que dé explicaciones sobre el mayor caso de corrupción del partido.

La Fiscalía, por su parte, se había opuesto por considerar “innecesaria” su declaración.

Esto abre un escenario inédito hasta la fecha en España. La Ley de Enjuiciamiento Criminal, en sus artículos 702 y 703, obliga al presidente del Gobierno a declarar ante el tribunal de manera presencial. No obstante, podría hacerlo desde su despacho, a través de una videoconferencia. En caso de acudir a la sede de la Audiencia Nacional, sería en San Fernando de Henares (Madrid). De esta manera será el primer presidente del Gobierno que declara presencialmente ante un tribunal estando en ejercicio de su cargo. Porque Felipe González lo hizo por escrito en 1991 por los GAL. Siete años más tarde, por el ‘caso Marey’, le tocó hacerlo de manera presencial pero ya como expresidente.

Seguro que muchos de ustedes se habrán percatado rápidamente de las particularidades del caso poniendo en práctica todo lo aprendido tras años de ver series de abogados en la televisión como ‘The Good Wife’ o ‘Boston legal’.

Efectivamente, Rajoy ha sido llamado a declarar como testigo y no como imputado. Ese detalle, a priori, beneficia al presidente del Gobierno porque evidencia que sobre él que no se cierne ninguna sospecha razonable. Pero aquí viene el matiz importante. En el caso de un imputado, o acusado, la legislación ampara que mienta para mejorar la posición de su defensa. Pero en el caso que nos concierne, el testigo Rajoy tiene la obligación de contestar la verdad.

¿Y si no contesta? No incurre en una mentira, ¿verdad? Esta salida también la tiene boqueada. En su condición de testigo, Rajoy tiene obligación de contestar a todas las preguntas que se le hagan.


Otro detalle importante es que, en este caso, Rajoy no dispondrá de todos los privilegios del cargo. El gallego no podrá declarar por escrito porque los hechos sobre los que se le preguntará no se refieren a su etapa como presidente del Gobierno. La ley prevé que pueda prestar declaración desde su despacho por razón de su cargo, pero fuentes jurídicas indican que también puede hacerlo presencialmente, acudiendo a la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares, donde se desarrolla el juicio. La decisión la tomará en las próximas semanas.

Las preguntas se centrarán en su etapa de secretario general del PP que fue, entre los años 2003 y 2004, así como en la de director de diversas campañas electorales de José María Aznar. “Resulta imprescindible oírle a él que fue director de diversas campañas electorales”, advierte Adade en su solicitud, donde resalta que Rajoy debe aclarar “lo sostenido por diversos acusados acerca de la financiación ilegal del Partido Popular para sus campañas electorales”.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines