El supuesto exabrupto de la infanta Cristina: "Qué ganas tengo de que acabe esto para no volver a pisar este país"

 “Qué ganas tengo de que acabe esto para no volver a pisar este país”. Esas fueron las últimas palabras pronunciadas por la infanta Cristina antes de salir de la Audiencia de Palma, en donde se ha celebrado el juicio por el caso Nóos, que ha quedado listo para sentencia.

Allí la hermana del rey Felipe VI declaró el pasado mes de marzo en calidad de imputada por los supuestos delitos que en materia fiscal que tanto ella como su marido, Iñaki Urdangarin cometieron en 2007 y 2008. La infanta aparece en el sumario como cooperadora, por “contribuir a defraudar” dinero a la Hacienda pública y por tener “conocimiento” o “representación” del fraude, según informa El País.

Ahora, El Mundo publica que la Infanta se despidió de sus compañeros de banquillo con un exabrupto impropio de alguien que básicamente ha vivido del dinero público de los españoles. Según este medio, “tras 61 sesiones repartidas en 164 días de seis meses, entre el 11 de enero y el 22 de junio de este año, se sinceró delante de sus compañeros de banquillo”. Y lo hizo asegurando que no volvería nunca más a España una vez se conociera la sentencia de su caso.

Por si esto fuera poco, en el mismo medio se revela que la infanta se queja en privado de que en España no son pocos los ciudadanos que realizan prácticas fraudulaentas como la que ella misma supuestamente llevó a cabo, como el falso contrato de autoalquiler del palacete de Pedralbes, una argucia utilizada para declarar gastos y ahorrarse impuestos, y que la propia Cristina de Borbón firmó de su puño y letra. Ese documento invalidó la primera estrategia de defensa que sus abogados, que en principio argumentaron que ella no sabía nada de las trampas fiscales de su marido y que solo actuaba por amor.

El Mundo señala que además del calvario judicial, la infanta se encuentra muy preocupada por el supuesto acoso que su hijo Juan Valentín vivió en un colegio de Barcelona, en el que al parecer sus compañeros no paraban de recordarle que sus padres se encontraban inmersos en el caso Nóos.

La Otra Crónica, el suplemento de vida social de El Mundo, también asegura que la infanta Cristina no se encuentra en absoluto arrepentida de lo ocurrido. Y no solo repudia cómo se le está tratando en España, sino que también valora muy positivamente la vida que actualmente tiene en Suiza, país donde reside durante largas temporadas, ya que allí los periodistas no la acosan.