El Supremo absuelve a un condenado por violación porque enviaba whatsapp afectuosos a sus víctimas

WTB

Pedro R.E. fue condenado a 44 años de cárcel por violar a sus tres hijastras. Los hechos sucedieron en el municipio coruñés de A Baña durante 12 años, y por ellos fue juzgado por la Audiencia Provincial de A Coruña. 

Desde el 28 de noviembre de 2014, Pedro R.E. ha estado en prisión. Pero a finales de marzo fue puesto en libertad tras reclamar al Supremo, que le ha dado la razón tras examinar pruebas que no se tuvieron en cuenta durante el primer juicio.

El Tribunal Supremo (Wikimedia Commons)

En un primer momento, los jueces condenaron a Pedro R.E. por tres delitos continuados de agresión sexual. El hombre de 48 años, fue denunciado por sus hijastras y por su mujer.

Los hechos de remontan a 2004, cuando el acusado se fu a vivir con su mujer con Patricia D.D, la hija menor de ambos y las tres hijas de Patricia, todas de matrimonios anteriores y nacidas en 1991, 1996 y 1998, según informa El Español. 

En el juicio condenatorio se aseguró que Pedro violó sistematicamente a sus tres hijastras y no solo eso, también las sometió a un maltrato continuado: las obligaba a trabajar en la tierra, aprovechándose de su condición de sustento de la familia, y las insultaba y pegaba delante de los vecinos.

Las agresiones sexuales supuestamente empezaron cuando las niñas llegaban progresivamente a la pubertad. En ellas, el acusado amenazaba físicamente y verbalmente a las víctimas y les decía que si se resistían, mataría a su madre o las dejaría morir de hambre en la calle. Así hasta 2014, cuando Patricia le denunció tras una fuerte discusión y poco después sus hijas se sumaron con las denuncias por violación. 

En el primer juicio, el acusado fue condenado por tres delitos continuados de agresión sexual, aunque le absolvió de delitos contra la libertad sexual de su esposa, Patricia, y de maltrato físico y psíquico habitual.

Sin embargo el Supremo ha estimado su recurso de casación interpuesto por su abogado. Primero, por la ausencia de pruebas externas que corroboran la versión de las hijastras y de la mujer: los vecinos desmintieron que Pedro fuera agresivo con ellas y describieron su relación como cordial y afectuosa.

Además, no se pudo probar la existencia de determinadas pruebas que supuestamente demostrarían los abusos: una de las hijas aseguró llevar un diario en el que contaba las agresiones, pero dicho libro jamás fue presentado, como tampoco se encontraron restos orgánicos del acusado en una sábana sobre la que se produjo una de las violaciones y que no fue lavada para ser utilizada como evidencia.

Los cinco jueces del Supremo que evaluaron el caso encontraron cambios en las declaraciones de las hijastras, en asuntos tan importantes como en el número de violaciones o las fechas aproximadas en las que ocurrieron: unas veces hablaban de diez y otra de un centenar. El Supremo también destaca la coincidencia de las denuncias con el momento en el que se rompe la convivencia entre Pedro y Patricia, además de destacar que la mujer no presentó una denuncia por violación contra él, a pesar de haber declarado que sí había sido víctima. 

Otra de las pruebas que ha tenido en cuenta el Supremo es un gran número de whatsapp que el condenado se intercambió con sus hijastras, y que revelan “unas relaciones intrafamiliares afectuosas que no se compadecen ni mal ni bien con el clima de abuso, vejaciones, agresiones y terror que describen las denunciantes”. En uno de ellos Patricia le propone mantener relaciones sexuales en un tono de “cercanía y sintonía”, pero ella declaró en el juicio que solo tenían sexo cuando él la obligaba.

Además, una hijastra aceptó un trabajo en el mismo establecimiento en el que trabajaba Pedro, lo que la obligaba a viajar con él y a compartir un apartamento en otra población. También se presentaron una serie de mensajes en los que una de las hijastras pedía al padrastro que acudiera a su fiesta de graduación, según informa el mismo medio.

Por todas estas pruebas, el Supremo ordenó la inmediata puesta en libertad de Pedro R.E. valorando la presunción de inocencia del condenado por encima de las declaraciones de su mujer y de sus tres hijastras. 

 

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines