El sospechoso del atentado de Suecia confiesa un "acto terrorista"

Por Camille BAS-WOHLERT
Una mujer deposita una rosa blanca en el memorial callejero para honrar a las víctimas del atentado mortal con un camión en Estocolmo, el lunes 10 de abril en la capital sueca

El principal sospechoso del atentado con un camión que dejó cuatro muertos en Estocolmo, un uzbeko con "simpatías" por los yihadistas, reconoció este martes, según su abogado, haber cometido "un acto terrorista".

Rajmat Akilov, un obrero de 39 años que vivía en situación irregular, es sospechoso de haber embestido el pasado viernes por la tarde, al volante de un camión robado, contra una multitud en una calle peatonal del centro de Estocolmo, matando a cuatro personas e hiriendo a otras 15.

Dos suecos, un británico y una belga murieron en el atentado, el tercero en suelo europeo en dos semanas, tras los ocurridos en Londres (cinco fallecidos) y San Petersburgo (13 muertos). Ocho heridos seguían hospitalizados el martes en Estocolmo, dos de ellos, en estado crítico.

Akilov, que fue detenidos unas horas después de la tragedia, comparecía este martes ante un juez encargado fijar su detención hasta que se celebre un juicio.

El sospechoso "reconoce haber cometido un acto terrorista y acepta su detención", declaró Johan Eriksson, su abogado de oficio, en presencia de su cliente, esposado, que no hizo declaraciones, constató una periodista de la AFP en el lugar.

El hombre entró escoltado en una sala del sótano del tribunal de Estocolmo, vigilado por numerosos policías fuertemente armados y cuyos accesos habían sido cerrados a la circulación, unas medidas de seguridad sin precedente en la capital sueca.

El detenido se tapaba la cara con un suéter verde hasta que la juez Malou Lindblom le pidió que dejara de hacerlo. De cabello cano y semblante serio, el sospechoso habla mal sueco, por lo que necesitó de la asistencia de un intérprete rusohablante.

La comparecencia se produjo a puerta cerrada a petición de la fiscalía, por lo que se invitó a los periodistas a abandonar la sala. El sospechoso será encarcelado a la espera de juicio. Podría enfrentar la cadena perpetua. La investigación podría llevar "un año", avisó el director adjunto de la policía nacional, Mats Löfving.

Akilov había solicitado un permiso en situación de residencia en 2014, pero éste le fue denegado en junio de 2016. Desde entonces, vivía en situación irregular.

Padre de cuatro hijos, vivía solo en Suecia, mientras que su familia se quedó en Uzbekistán, según la prensa local. Trabajaba en empresas de construcción.

- 'Orden' del Estado Islámico -

Los investigadores apenas filtran nada acerca del móvil del atentado o de las afiliaciones ideológicas del detenido, aunque sí que indicaron que mostraba "interés por los grupos extremistas, incluido el Estado Islámico".

Según los diarios Aftonbladet y Expressen, que citaron fuentes próximas al caso, Akilov afirmó durante su detención que había actuado siguiendo una "orden" directa del grupo Estado Islámico para vengar "el bombardeo de Siria". El atentado todavía no ha sido reivindicado.

Akilov pidió que sustituyeran a su abogado por otro que fuera "musulmán sunita" pero la justicia rechazó la solicitud "a falta razones válidas", según documentos judiciales a los que tuvo acceso la AFP.

Otro sospechoso, también uzbeko según la prensa, está detenido. La policía trata de averiguar si ayudó a Rajmat Akilov.

Tras una "manifestación del amor" que reunió el domingo hasta 50.000 personas, Suecia guardó el lunes un minuto de silencio por las víctimas y celebró un solemne homenaje en el Ayuntamiento de Estocolmo.

El ministro de Justicia sueco, Morgan Johansson, dijo el lunes a la AFP que estudiará un refuerzo del sistema judicial antiterrorista.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines