El secuestro de su propia hija que conmociono a la Francia de inicios del siglo XX

En 1901 los diarios franceses se hacían eco de una escalofriante noticia en la que relataban el cautiverio que había sufrido Blanche Monnier, perteneciente a una ilustre y adinerada familia que residía en la localidad francesa de Poitiers. Había sido encerrada por su propia madre y pasó en unas condiciones infrahumanas los últimos 25 años.

(imagen vía allthatsinteresting.com)

Esa misma edad era la que tenía la joven Blanche cuando, en 1874, hizo conocer a su progenitora su decisión de contraer matrimonio con Gilles Lomet, un humilde maestro (algunas fuentes indican que era un abogado arruinado) y cuya familia era conocida por ser fervientes defensores republicanos, mientras que los Monnier siempre habían destacado por sus ideales conservadores y su apoyo a la monarquía.

La madre de Blanche (llamada Louise y que había enviudado hacía un par de años) prohibió tal matrimonio y ante la negativa de su hija decidió encerrarla en una habitación de la segunda planta en el caserón en el que residían.

Allí permaneció encerrada Blanche Monnier a lo largo de un cuarto de siglo. Era un pequeño habitáculo, sin apenas luz y como único mueble un camastro en el que había un colchón de paja.

La señora Louise Monnier siguió llevando su vida, llena de compromisos sociales y asistiendo a actos sociales que organizaba la burguesía francesa. Destacaba por su generosidad a la hora de hacer importantes y cuantiosas donaciones económicas para los más desfavorecidos, algo que le reportar ser galardonada por el Comité de Buenas Obras.

Mientras tanto, su hija Blanche permanecía encerrada, sucia y desnutrida en un infesto cuartucho.

[Te puede interesar leer: La misteriosa desaparición que originó la costumbre de poner la foto de niños en los cartones de leche]

En la casa también residía Marcel, hermano de Blanche y que según consta tenía algún tipo de discapacidad mental. Algunas fuentes indican que podría haber sido él quien en mayo de 1901 escribió la carta anónima al Fiscal General de París dándoles a conocer la lamentable situación en la que se encontraba Blanche (que en aquellos momentos ya contaba con 49 años de edad) y cómo había permanecido encerrada en una habitación de la casa familiar Monnier tras haber sido secuestrada por su propia madre veinticinco años atrás.

En un principio desde la fiscalía no se quiso hacer demasiado caso a dicho anónimo y menos con las referencias que se hacía a una de las más ilustres familias de Poitiers, pero finalmente la curiosidad los llevó a personarse en el caserón e intentar averiguar si había algo de cierto en lo que el mensaje indicaba o se trataba de una simple broma.

En la visita que efectuó la policía todo parecía de lo más normal y al ser preguntada la señora Louise Monnier por el paradero de su hija, ésta indicó que se fugó de casa un cuarto de siglo atrás con un joven del que se había enamorado y que nada más supieron de ella.

Las palabras de la anciana parecían creíbles y en la vivienda nada hacía sospechar que allí se encontraba encerrada Blanche. Pero un pequeño detalle llamó la atención de un gendarme que hasta allí se había trasladado a inspeccionar: la puerta de una habitación de la segunda planta estaba cerrada con un candado.

Mandó abrir dicho cerrojo y cuando accedieron al habitáculo se encontraron con una estremecedora escena: sobre un sucio e infesto camastro se encontraba una mujer extremadamente delgada (apenas 25 kilos de peso), vestida con harapos y cubierta de suciedad, heces, vómitos y con una larga cabellera.

Efectivamente era Blanche Monnier, quien había sido secuestrada y encerrada por su propia madre, la distinguida señora Louise Monnier veinticinco años atrás, teniéndola allí viviendo en unas condiciones infrahumanas.

Blanche Monnier pasó encerrada por su propia madre 25 años en un cuartucho y en unas deplorables condiciones (imagen vía Wikimedia commons)

[Te puede interesar leer: Getty, el multimillonario que se negó a pagar el rescate de su nieto]

Louise Monnier y su hijo Marcel fueron detenidos. El hermano de Blanche fue condenado por un tribunal acusado de no haber auxiliado a su hermana, pero, poco tiempo después y tras una apelación de su abogado, fue puesto en libertad debido a que un tribunal médico dictaminó que, debido a su discapacidad mental, no era consciente ni responsable del deplorable acto realizado por su progenitora.

Por su parte, la señora Monnier falleció en prisión tan solo dos semanas después de ser arrestada, sin poder ser juzgada ni castigada por el crimen cometido contra su propia hija.

Las facultades físicas y mentales de Blanche Monnier estaban totalmente mermadas y tras un exhaustivo examen médico en un hospital tuvo que ser ingresada en una institución psiquiátrica, en la que falleció doce años después, el 13 de octubre de 1913, a los 64 años de edad.

Fuentes de consulta e imagen: cavemancircus / elconfidencial / viralnova / allthatsinteresting / Wikimedia commons

[Te puede interesar leer: El secuestro de un niño en 1874 que dio origen a la advertencia ‘No aceptes caramelos de un extraño’]