El secuestrador y violador de Cleveland es encontrado muerto en su celda

Ariel Castro, sentenciado a cadena perpetua por secuestrar y violar a tres mujeres durante más de una década en Cleveland (EEUU), fue encontrado muerto en su celda el martes por la noche, informaron medios de comunicación norteamericanos.

La televisión CBS y otras emisoras señalaron que el exconductor de autobuses escolares fue hallado colgado en su celda. Funcionarios de la prisión intentaron reanimarle en vano, según un comunicado del Departamento Correccional de Ohio difundido por la televisión KTLA de Los Ángeles.

"Estaba en detención preventiva, lo cual quiere decir que se encontraba solo en su celda, y se realizaban rondas cada 30 minutos. Al encontrar al interno Castro, el personal médico de la prisión inició los procedimientos de reanimación", precisó el comunicado. Castro, de 53 años y origen puertorriqueño, fue declarado muerto a las 22h52 locales.

Apodado 'el verdugo de Cleveland', fue condenado a prisión de por vida el 1 de agosto último, tras haber sido arrestado a principios de mayo, después de que una de sus víctimas lograra huir de la casa en que las mantenía secuestradas. Michelle Knight, de 32 años; Amanda Berry, de 27; y Gina DeJesus, de 23, fueron raptadas entre 2002 y 2004, cuando no tenían más que 20, 16 y 14 años de edad, respectivamente.

Durante su secuestro, fueron golpeadas y violadas por Castro en numerosas ocasiones. Amanda Berry tuvo una hija, Jocelyn, nacida en cautiverio y ahora de seis años. Análisis de ADN demostraron que la niña era hija del secuestrador. Castro fue condenado por los delitos de homicidio agravado -debido a que puso fin al embarazo de una de sus cautivas-, así como por cientos de otros cargos que incluyeron secuestro y violación.

En una declaración ante el tribunal, Castro había confesado ser adicto al sexo y estar enfermo. "No soy un monstruo. Soy una persona normal. Sólo estoy enfermo. Tengo una adicción, como un alcohólico tiene una adicción", expuso Castro en aquella oportunidad. Una semana después del veredicto en su contra, la casa de Cleveland donde Castro mantuvo secuestradas a las mujeres fue demolida por las autoridades de la ciudad.

PUBLICIDAD