El secreto para vivir más años pasa por tener un cerebro sano

Imagen tridimensional del cerebro. REUTERS

Un artículo reciente explica el secreto de la longevidad del ser humano. Tanto de lo larga que es nuestra vida como especie, comparada con otras, como el secreto para vivir más años – aunque esto último tiene truco. Y la respuesta se encuentra en lo “potente”, complejo y sano de nuestro cerebro.

[Te puede interesar: Observando las neuronas en vivo y en directo]

Vamos por partes, y por empezar por algún lugar, con lo que significa para los seres humanos como especie. De manera habitual, la longevidad se relaciona con el tamaño corporal y con la tasa metabólica: animales de mayor tamaño y con metabolismos más lentos viven más años. O eso se pensaba.

Pero el ser humano – y otras especies – escapaban de esta idea. Los humanos vivimos más de lo que nuestro tamaño hacía pensar. Eso sí, no era el caso más llamativo: en algunas aves, la diferencia entre lo que se calculaba en base al tamaño y lo que se observaba era enorme.

Así que, al analizarlo con mayor detalle, un equipo de investigación ha dado con otro factor mucho más importante – explicativo, en términos estadísticos – que es la complejidad del cerebro. Cuanto más complejo es el cerebro, mayor es la esperanza de vida.

En concreto, cuantas más conexiones, más neuronas, aparecen en la corteza cerebral, mayor es la esperanza de vida del organismo que lo porta. Y la comparación que usan, y que resulta muy gráfica, es entre humanos y gorilas. Porque según el tamaño los gorilas deberían vivir más años que los humanos, pero es justo al contrario. Entre las dos especies, los humanos tenemos el cerebro más complejo y la longevidad mayor.

[Te puede interesar: Se puede parar a la ameba comecerebros con plata]

Podría tratarse de una coincidencia. Pero no lo es, y la explicación que dan en el artículo es muy clara. De todas las células de nuestro cuerpo, las que menor tasa de renovación tienen son las neuronas. Dicho de un modo más sencillo: los daños que sufre nuestro cuerpo se pueden reparar, salvo que ocurran en neuronas.

Por ello cerebros más complejos y con más neuronas permiten vivir más años, porque hay más células que pueden cumplir las funciones esenciales. Si alguna sufre daños, hay otras que pueden encargarse de las funciones que quedan sin realizar, manteniendo al animal con vida.

Visto así, tiene sentido. Pero ¿realmente afecta a la esperanza de vida de una persona en concreto? Sí, porque la salud neuronal, el estado en que se mantenga el cerebro, influye en la longevidad de los individuos. El famoso dicho latino de mens sana in corpore sano – mente sana en cuerpo sano – es aún más cierto de lo que se pensaba.

Para vivir más años es necesario que el cerebro, a nivel biológico, se encuentre en mejor estado. Y para mantener la salud del cerebro como órgano hay que mantenerlo activo y ocupado, proporcionándole retos. Algo que se intuía – sería raro pensar que alguien no hubiese oído hablar de la importancia de mantener un cerebro activo – pero que hasta ahora no se terminaba de entender.