El rey Juan Carlos se rinde

·4 min de lectura
El rey emérito español Juan Carlos, en sus horas más bajas. Getty
El rey emérito español Juan Carlos, en sus horas más bajas. Getty

Desde que asistiera al funeral del que fuera su amigo Plácido Arango, el rey Juan Carlos lleva casi seis meses sin dejarse ver. En este medio año apenas ha salido de la Zarzuela para participar, cómo no, en alguna cacería. El resto del tiempo lo ha pasado recluido en su residencia oficial. Enclaustrado. La explicación oficial es que el monarca pertenece al llamado 'grupo de riesgo' de la población, tanto por su edad (82 años) como por su dilatado historial médico. Pero a nadie se le escapa que su otro historial tampoco le aconseja salir a la calle. Su agenda, por tanto, está en blanco. Aunque eso no significa que haya estado de brazos cruzados. Al contrario, está dándole vueltas a su mudanza.

Obviamente don Juan Carlos no va a tirar de ningún portal on line de busca de pisos o apartamentos turísticos, pero parece que el monarca ya ha asimilado que su huida hacia adelante se ha acabado. Y con ella, buena parte de sus privilegios. O eso aseguran las pocas filtraciones que se conocen por parte de Casa Real. Carlos Segovia lo ha adelantado en el diario El Mundo: "Juan Carlos I se muestra dispuesto a dejar el Palacio de la Zarzuela (...) para no convertirse en una interferencia continua tras el escándalo de su dinero oculto en el exterior". Según recoge el periodista de declaraciones de empresarios amigos del emérito, el monarca se lo ha comunicado a su hijo y está estudiando diferentes posibilidades. Incluyendo la salida de España si eso puede ayudar a la Corona que a día de hoy reposa sobre los hombros de su hijo, Felipe VI.

El rey emérito se rinde. Ya no controla las redacciones de los periódicos como antes, ni es capaz de silenciar la catarata de informaciones que copan las redes sociales acerca de su fortuna oculta y sus supuestos negocios ilícitos en forma de comisiones millonarias. Y la bola se le está haciendo muy grande. Hasta el punto de que la monarquía parlamentaria que rige en España está en duda.

Ya ni el pueblo que tanto tiempo le rió las gracias lo va a tolerar. Porque, por mucho que el CIS lleve años sin preguntar a los españoles por la Corona, existen otros sondeos. Como el de NC Report para La Razón, y que apunta que el 72,4 % de los españoles cree que el rey emérito debe dejar el Palacio de la Zarzuela.

Solo falta que el actual Rey tome la decisión definitiva. Le está costando. Pero lo está barajando como evidenció el recado que le dejó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien ayer mismo le animó a "avanzar en la ejemplaridad y la transparencia" de la Corona."Los ciudadanos y el Gobierno -afirmó- aplaudirán esas medidas".

Pero que nadie se preocupe por el monarca. Porque su claque de amigos -Alicia Koplowitz, los primos Alberto Cortina y Alberto Alcocer, Vicente Boluda...- están poniendo bote para ayudarle a pasar el mal trago. Tal y como recoge El Mundo, se trataría de una docena de empresarios que habrían montado una asociación a la que dotar de dos millones de euros para futuros contratiempos. En el baremo juancarlista no deben de ser muy buenos amigos ya que, si cada uno aporta unos 200.000 euros, se quedan muy lejos de los 65 millones que él le obsequió a Corinna Larsen para blindar este dinero frente a Felipe VI y sus hermanas.

¿Pero para qué necesita el rey emérito 2 millones de euros si parece demostrado que dispone de muchos más en Suiza? Parece que levantar ahora la liebre de su fortuna podría acabar bloqueándola de manera definitiva.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente