El PRI está feliz con la captura de Mario Marín, aunque parezca ilógico