El PP también se queja de la Ley d'Hont cuando le conviene

El presidente del PP, Pablo Casado, participó el sábado en un acto sobre Igualdad y Familia organizado por su partido en Cartagena (Murcia).

El ventajismo de los partidos políticos está ya fuera de duda habiéndose superado todos los límites de sinvergonzonería. El PP se está quejando en esta precampaña de la ley d´Hont porque de cara al 28 de abril el PSOE será el partido más beneficiado. Repetimos, el PP se está quejando de las mismas reglas del juego que se ha negado a modificar durante décadas. La última hace apenas un año cuando Ciudadanos y Podemos lo propusieron en el Congreso de los Diputados para evitar que un voto salga más barato en unas circunscripciones que en otras.

De aquella, PSOE y PP creían estar instalados por encima de su suelo electoral y no contaban con que apareciera un quinto partido con posibilidades de sacar más de un 10% de los votos. O si lo prefieren, jamás pensaron en sacar menos del 25% de los votos.

Siempre basándonos en los sondeos previos al 28A, el PSOE tiene todas las papeletas para ser la fuerza más votada. Principalmente a costa de Unidos Podemos. Por detrás estarían las fuerzas de la derecha. PP, Cs y Vox parecen, además, intercambiarse las posiciones dependiendo de la comunidad autónoma que se elija. Esta división del voto moderado perjudica al PP más que ningún otro. Porque Pablo Casado será, en algunos casos, el segundo más votado, y en otros tantos el tercero. Es raro que caiga al cuarto puesto, pero aun así el descalabro parece asegurado ya que, como ya es sabido, el sistema d´Hont beneficia a los partidos mayoritarios y penaliza a los pequeños. Y como en este caso hay hasta cinco partidos pugnando por el mismo trozo de tarta, no es de extrañar que el PP sea ‘ de los pequeños’ en varias circunscripciones.

Aquí van ejemplos prácticos. En provincias como Soria, Huesca, Teruel, Cuenca, Guadalajara, Ávila, Palencia, Segovia o Zamora, para conseguir un diputado se necesita cerca del 20% de los votos emitidos. Y en otras como Albacete, Burgos, León, Salamanca, Cáceres, Lugo, Orense o Álava, el mínimo está entre el 15 y el 20%. Exacto, no hay votos escaños para todos. Y menos aún en las 28 provincias en las que se reparten menos de cinco escaños.

Que se lo digan a Ciudadanos que en 2016 logró 32 diputados cuando, por número de votos -y usando un sistema de reparto de escaños por circunscripción única-, debería haber conseguido 15 más. Hasta un total de 47. Un 46% más. Según ha cifrado el propio PP, hay unos 20 diputados en juego en provincias pequeñas que pueden escapársele a Pablo Casado.

¿Puede hacer algo el PP al respecto? Cambiar la Ley D’Hont ahora mismo no porque el calendario legislativo está agotado. Al lo sumo puede intentar ir en coalición con Ciudadanos y Vox en algunas circunscripciones para sumar fuerzas. Aunque esta posibilidad se antoja como remota, Federico Jiménez Losantos ha adelantado en EsRadio que se están propiciando tímidos movimientos al respecto. ‘Cosas veredes…’.