El porridge, de desayuno de abuelas a icono de la modernidad

Nadie sabe cuándo ocurrió, pero lo cierto es que así fue: el porridge se ha convertido en el desayuno de moda. Una receta increíblemente sencilla, que consiste en combinar copos de avena con leche o agua en una mezcla templada y que, sin embargo, resulta tremendamente efectiva. Primo hermano de las gachas con las que muchas de nuestras abuelas se alimentaron, este ‘british breakfast’ se ha convertido en la estrella en cuentas de Instagram y restaurantes ‘hipsters’ de todo el mundo.

Un porridge con fruta fresca.

El último en sumarse a esta tendencia es The Circle Food, un restaurante que abrió sus puertas hace unos meses en la zona de Ponzano de Madrid. Este local ofrece como plato estrella de sus desayunos el porridge en dos versiones: a base de leche de avena y copos de avena, ambos ecológicos: uno de mango y arándanos, con sésamo tostado y miel, y otro con crema de plátano, crema de cacahuete y frutos secos. Y esto, en una ciudad donde lo más habitual es desayunar una tostada de pan con tomate con café o un chocolate con churros, es un gran punto a favor del porridge.

Pero, ¿qué es el porridge y de dónde viene su éxito? Las razones de que actualmente amantes del yoga, deportistas o influencers hayan hecho de este plato, originario del norte de Europa, un indispensable en su alimentación para la primera hora del día son variadas .

El auge de la avena. Si hay un cereal que ha conocido un gran resurgir en los últimos años, ese es la avena. No solo es rico en vitaminas B1, B2, B5, B6 y E, sino que también tiene minerales como potasio, hierro, calcio, magnesio, fósforo y zinc. Es una proteína de alto valor y posee hidratos de carbono complejos y fibra.

Esta es una vuelta de tuerca al porridge de toda la vida.,

Su presentación en bol. Vivimos en la edad dorada de los boles. Muchas de las comidas de moda, como el açai bowl o el poké se presentan en este formato. El porridge juega también en esa liga de recetas creativas, en las que se combinan varios ingredientes.

Da margen a la imaginación. Permite que, además de la avena, se puedan incluir semillas -de chía, de amaranto, etc-, fruta fresca cortada, miel, frutos secos, chocolate negro en trocitos, etc. Lo bueno de cada porridge es que permite una personalización total.

Queda bonito en las fotos. Es una consecuencia derivada de todo lo anterior: la conjunción de ingredientes y su presentación en bol hacen que sea un perfecto candidato para obtener imágenes cenitales en las que se vea el contenido perfectamente. Si, además, se cuida la conjunción de colores, el resultado puede ser muy chulo. Además, transmite sensación de bienestar.

Es sano. Hemos mencionado las propiedades de la avena y si mezclamos ingredientes naturales, el resultado será un desayuno saludable. Esta es la razón de la que el porridge esté pegando tan fuerte. En un momento en el que cada vez se tiende más a una alimentación sana, el porridge permite desterrar bollería industrial, galletas o zumos con azúcar añadido.