El polémico administrador de la NASA Jim Bridenstine pide que Plutón sea un planeta de nuevo

Imagen de una reciente visita del Administardor de la NASA, Jim Bridenstine, al Centro de Vuelo Espacial Goddard. (Imagen creative commons vista en canal Flickr de la NASA).

Cuando en 1930 el astrónomo estadounidense descubrió el planeta Plutón desde el Observatorio Lowell en Arizona, el orgullo patrio de la joven nación se inflamó. Era el noveno planeta del sistema solar y un triunfo para la ciencia y tecnología del país llamado a convertirse en gran potencia mundial.

Tal fue el revuelo que incluso Disney creó un personaje canino que actuaba como un perro (al contrario que Goofy que actúa como un humano ) y le llamó Pluto en honor al planeta recién descubierto. Durante décadas, los niños del mundo – entre los que una vez me conté – aprendimos de memoria la lista de 9 planetas, que indefectiblemente comenzaba por Mercurio y acababa con Plutón.

Pero en 2006 el mundo cambió para los escolares ya que la Unión Astronómica Internacional, en vista de los descubrimientos de varios mundos pequeños y helados del tamaño de Plutón, decidió degradar al planeta “estadounidense” a una nueva categoría: planeta enano.

Hay quien no se lo tomó demasiado bien en Norteamérica, a día de hoy y a pesar de un amplio consenso científico internacional, siguen existiendo voces críticas que defienden el “hagamos a Plutón grande de nuevo”, por usar terminología de Donald Trump.

Seguro que estáis dando por supuesto que los defensores del estatus plutoniano anterior a 2006 son personas con poca formación científica, o nacionalistas recalcitrantes que aman la bandera de las barras y estrellas por encima de todo. Bien, y si os dijera que el propio Administrador de la NASA, el señor Jim Bridenstine, se encuentra entre los que piden que Plutón recupere la categoría de planeta... ¿me creeríais?

Pues así es, pero claro, antes de que comencéis a buscar trabajos científicos recientes que demuestren que Plutón ha crecido de pronto, o que el resto de mundos enanos como Ceres o Eris se han esfumado, hay que aclarar un asunto. El señor Jim Bridenstine no tiene formación científica, y está ahí (después de haber sido piloto de la US Navy y congresista por Oklahoma del partido republicano) puesto “a dedo” por el señor Donald Trump. En realidad, su única relación con el espacio es que llegó a ser director del museo del Aire y del Espacio en Tulsa.

Bien, el caso es que el pasado viernes, durante una visita al edificio de Ingeniería Aerospacial de la Universidad de Boulder, Colorado, el señor Bridenstine hizo unas “jugosas” declaraciones a la prensa en las que decía: “Solo para que lo sepáis, en mi opinión Plutón es un planeta. Podéis escribir que el Administrador de la NASA ha declarado que Plutón es de nuevo un planeta. Me apego a eso, así es como lo aprendí y estoy comprometido con esa idea”.

A pesar de tratarse de un nombramiento político, anteriores administraciones eligieron al administrador de la NASA de entre los propios funcionarios de la agencia que hayan destacado por su experiencia científica o militar. Bridenstine, como antes he comentado, no encaja en este perfil puesto que solo tiene 44 años. De hecho, en cuanto a su cultura científica, hay que recordar que no hace demasiado puso en duda el consenso científico sobre el cambio climático provocado por la acción del hombre, aunque posteriormente cambió de opinión.

Sus declaraciones sobre Plutón han levantado una polvareda tremenda en redes sociales, donde los defensores de devolverle el estatus de planeta a Plutón no son pocos. Hay que tener en cuenta, que entre estos también cuentan con gente preparada y opiniones de peso entre sus filas, como la de investigador principal de la misión New Horizon de la NASA, el prominente científico Alan Stern.

Recordemos que para cuadrar en la categoría planeta enano, el tamaño no es lo único importante, también lo es el hecho de que los planetas clásicos hayan despejado su órbita de otra clase de objetos celestes, cosa que no sucede con los planetas enanos.

Me enteré leyendo Business insider.