El PNV aboga por una futura nación vasca en Europa

Los líderes del Partido Nacionalista Vasco defendieron el domingo que algún día el País Vasco será un estado independiente integrado en Europa pese a los numerosos obstáculos que surjan en el camino. En la imagen, los dirigentes del PNV Iñigo Urkullu (I) y Andoni Ortuzar saludan a simpatizantes del partido en Foronda, cerca de Vitoria, el 29 de septiembre de 2013. REUTERS/Vincent West

BILBAO (Reuters) - Los líderes del Partido Nacionalista Vasco defendieron el domingo que algún día el País Vasco será un estado independiente integrado en Europa pese a los numerosos obstáculos que surjan en el camino.

En un momento en el que los nacionalistas catalanes han desafiado al Gobierno conservador de Mariano Rajoy con un embate independentista que pretenden culmine en un referéndum en 2014, miles de simpatizantes y militantes nacionalistas reclamaron tímidamente la independencia y recurrieron al inglés para proclamar con orgullo el lema de la jornada, "I am basque" (Soy vasco).

"Os aseguro que Euskadi será una nación europea, pero a nuestro ritmo", dijo el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, en su primer mitin como máximo representante del primer partido en el País Vasco durante la celebración del "Alderdi Eguna" (Día del Partido).

Cuando apenas han transcurrido quince días desde que el lehendakari, Iñigo Urkullu, rubricara con los socialistas de Patxi López un pacto fiscal que tiene mucho de acuerdo de legislatura y que salva un gobierno del PNV en minoría, las campas alavesas de Foronda se volvieron a llenar como cada año para celebrar el día del partido nacionalista.

Pese a que Foronda ha sido en sus 36 años de historia el lugar donde los dirigentes 'jeltzales' han lanzado sus mensajes más radicales, en esta ocasión las proclamas tendieron más a la moderación pese al revuelo que se vive en Cataluña.

"La velocidad a veces embriaga (...) lleva a veces a la pérdida de control. Y la pérdida de control puede derivar en un accidente con consecuencias irreparables", dijo Ortuzar a quienes le reclaman la independencia.

La fiesta del "Alderdi Eguna" se celebró por primera vez en 1977, en otra campa, la de San Miguel de Aralar en Navarra, una zona emblemática en la historia vasca. La idea de su celebración partió del actual senador del PNV Iñaki Anasagasti, que la copió de actos similares que hacían los partidos democratacristianos en Venezuela (donde él nació) y otros países latinoamericanos.

Pero aunque la velocidad sea la permitida, el presidente del PNV en ningún momento renunció a colocar al País Vasco en Europa. Como se vio antes del mitin, cuando unos jóvenes militantes de EGI (las juventudes del PNV) colocaron sobre la bandera europea con las doce estrellas, una más con los colores de la ikurriña.

"Y que les quede clara una cosa a los que nos amenazan con expulsarnos de Europa", dijo el presidente del PNV con rotundidad. "Somos Europa, es nuestra casa y nunca nada ni nadie hará que dejemos de ser europeos", añadió.

UNA VÍA VASCA HACIA LA INDEPENDENCIA

Ortuzar dejó lo mejor de su oratoria para arremeter contra la España que niega al País Vasco su derecho a decidir, pero sobre todo contra la izquierda independentista ligada en el pasado reciente con ETA y que reclaman "una vía vasca" hacia la independencia.

"¡Hace falta tener cara dura! Nos hablan de vía vasca los que se han opuesto a todas las vías, autovías y autopistas de este país.(...) ¿Dónde han estado estos últimos cuarenta años? (...) Son abertzales de vía estrecha", dijo el presidente del PNV en referencia a los últimos 40 años de lucha armada de ETA, a los que puso fin en 2011.

Ortuzar les exigió que enseñen "las armas de ETA" - el desarme de la banda independentista y su disolución es una de las reclamaciones que hacen el Gobierno central y otros partidos - para después poder llegar a acuerdos con ellos.

"Eso es lo primero que nos deberían enseñar. Antes que perder el tiempo en inventar 'vías vascas', mucho mejor que nos hagan caso en buscar soluciones vascas a nuestros problemas, empezando por el problema del desarme".

ETA afirmó en un comunicado este fin de semana que no renegará de sus años de "lucha" y abogó por una reconciliación nacional", un término poco utilizado por la banda armada hasta ahora. El comunicado llega después de que varios medios publicaran que ETA podría estar dispuesta a iniciar la entrega de sus armas antes de Navidad, aspecto éste al que no se hizo referencia.

Ante representantes de CIU y del gallego BNG, pero también de Bretaña, Guinea, Angola y de casi todos los partidos democristianos de América Latina, el presidente del PNV tuvo también un gesto de solidaridad con los ciudadanos de Cataluña, a quienes dijo en catalán: "No estáis solos. No estamos solos ni en Europa ni en el mundo".

Antes que el presidente del PNV, el actual lehendakari, Iñigo Urkullu se dirigió a sus simpatizantes, y a todos aquellos que esperan "el gran advenimiento", en referencia a quienes reclaman con premura la independencia, para recordarles que el proyecto del PNV es el de "la Euskadi de la excelencia", y que "el camino de la construcción de Euskadi es largo".

Su referencia literaria fue "Itaca" la patria de Ulises y como el en poema de Kavafis recordó que "el camino será largo y lleno de experiencias y aventuras".

"Nadie nos va a arrebatar nuestro destino, tampoco nos lo regalará. Europa sólo nos aceptará si somos rigurosos", aseguró el lehendakari Urkullu.

Mientras, alabó el acuerdo alcanzado con los socialistas vascos, "nuevo, positivo y abierto" y abogó por extender a todos los ámbitos la cultura del acuerdo.