El plan de Finlandia para acabar con el consumo de tabaco en 2040

Finlandia tiene un plan y una fecha tope para llevarlo a cabo. Y desde luego que si lo consigue se va a convertir en un modelo para el resto de los países del mundo que no saben cómo enfrentarse a este problema. El país nórdico pretende erradicar el consumo de tabaco en el país para el año 2040. Su plan para conseguirlo es ir eliminándolo progresivamente de la vida de sus ciudadanos y aumentar la carga impositiva para disuadir. El planeta entero espera ansioso los resultados.

Para que el tabaco se considere erradicado es necesario que el número de fumadores esté por debajo del 2%, por lo que el objetivo finlandés es que dentro de un poco más de dos décadas el 98% de sus ciudadanos estén libres de humos. El punto de partida es positivo; en los últimos años, gracias fundamentalmente a la prohibición de publicidad relacionada con este mal hábito, a la creación de espacios sin humo y a no aparecer en los escaparates de las tiendas, las tasas de tabaquismo se han reducido drásticamente. En 2013 apenas fumaban el 16% de las personas, una cifra muy baja si lo comparamos por ejemplo con los datos de España (29%) o Francia (32%). Ahora el Gobierno quiere ir un paso más allá.

Cigarrillo (Taringa)

La primera medida es deshacerse progresivamente de todos los productos que tengan que ver con el tabaco, incluidos los sucedáneos como cigarrillos electrónicos o el snus, que contiene nicotina pero no tiene humo. La idea es no potenciar otros productos que sean menos dañinos y que sigan generando necesidades en el consumidor. “Queremos eliminar todos los productos”, aseguran. Así, el ejemplo de Suecia, que ha reducido el consumo a un 12,7% en el caso de los hombres y a un 15,2% en el de las mujeres, no es válido para los finlandeses, ya que lo ha hecho favoreciendo el consumo de snus.

La segunda medida planteada tiene que ver con la fiscalidad. Los datos demuestran que cuanto más caro es el tabaco, menos personas lo consumen. De hecho, tal y como aseguran los expertos, en los estados en los que están las tasas impositivas más altas hay una menor prevalencia de consumo. El plan de Finlandia, que ya ha puesto en marcha desde principios de año, es aumentar el coste a los vendedores de tabaco. ¿Cómo? Con el cobro de una licencia. Cualquier establecimiento que desee vender el producto debe solicitarla y pagarla. Además hay un impuesto adicional que cubrirá los costes de los oficiales que van a verificar que se está cumpliendo la ley. Esta tasa asciende a 500 euros anuales.

El país finlandés ha sido el primero que ha puesto como objetivo la erradicación completa y los expertos creen que puede conseguirlo gracias a que tiene una población muy homogénea. De todas formas, los próximos años van a resultar cruciales para comprobar si el proyecto es un éxito que puede cruzar fronteras o si por el contrario ha sido ineficaz.

Javier Taeño (@javiertaeno)