El parque Disney en Shanghái se resiste a dejar entrar comida

El parque Disney de Shangái abrió en 2016

El parque de atracciones Disney en Shangái está revisando su política de prohibir la comida exterior tras una denuncia judicial pero aún así se resiste a que sus visitantes coman fideos o durián, considerada una de las frutas más apestosas del mundo.

Una estudiante apodada Wang denunció en marzo al parque porque le prohibieron entrar con su propia comida, una acción que recibió apoyo masivo en las redes sociales chinas.

La normativa del parque de Shangái ha sido criticada por discriminatoria contra los asiáticos porque en Europa y Estados Unidos los visitantes sí están autorizados a llevar comida.

"Apreciamos la opinión de nuestros visitantes. La normativa actualizada sobre la comida que se puede llevar se implementa en base a la seguridad y a la satisfacción de los visitantes", indicó un miembro del personal del parque a la AFP por teléfono.

La nueva política establece que los visitantes "están autorizados a traer comida y bebida en el parque para consumo propio" pero a condición de que no haya que calentarla o refrigerarla y que no provoque "olores agrios", como el del durian.

También se prohíbe la entrada del tofu con fuerte olor, según indicó el Diario del Pueblo.

"Está muy bien, estas normas son muy razonables", dijo un internauta en Weibo, el Twitter chino.

Disney abrió su parque temático en Shangái en junio de 2016, el sexto en el mundo y el tercero en Asia.