El papa recibirá en los "próximos días" a víctimas de abusos sexuales en Chile

Tras su regreso en enero del viaje a Chile, el papa abrió una investigación sobre el caso y envió al obispo Charles Scicluna (en la foto), arzobispo de Malta, considerado uno de los mayores expertos en crímenes sexuales para escuchar los testimonios

El papa Francisco recibirá "en los próximos días" a tres víctimas de abusos sexuales cometidos en Chile por el cura Fernando Karadima, tras haber reconocido que se había equivocado al valorar el caso.

"El papa ha invitado a tres conocidas víctimas de abusos sexuales en Chile para una corta estancia en el Vaticano y hablará con ellos tanto juntos como separadamente", informaron a la AFP fuentes vaticanas.

Los tres hombres serán alojados durante tres días en la Casa Santa Marta, donde reside el papa, a partir del 27 de abril, precisó la misma fuente.

Entre los invitados figura Juan Carlos Cruz, quien junto con James Hamilton y José Andrés Murillo habían sido contactados hace menos de un mes por el Vaticano para una reunión con el papa argentino.

En declaraciones a una emisora local, Cruz confesó que se siente "muy emocionado" de ser recibido por el papa Francisco en el Vaticano.

Un gesto especial del papa con el que quiere mostrar su compromiso en la lucha contra el fenómeno de la pedofilia dentro de la Iglesia, y a la vez atajar el escándalo sobre ese caso que empañó su visita en enero de este año a Chile.

"Creo que no se trata de una operación de relaciones públicas, sino que tendremos una conversación muy seria", comentó Cruz, quien en el pasado no fue recibido en el Vaticano.

Además de las víctimas de Karadima, Francisco convocó al Vaticano para mediados de mayo a los obispos y cardenales chilenos para evaluar la visita a Chile marcada entre otras por las protestas.

En una carta divulgada el pasado 11 de abril por el Vaticano, el papa argentino reconoció que había incurrido en "graves equivocaciones de valoración" de los casos de pederastia en Chile que fueron encubiertos por miembros de la Iglesia católica.

En la carta el papa admite que la equivocación se debió "especialmente por falta de información veraz y equilibrada", en una clara acusación a la jerarquía de la iglesia chilena.

Como medida drástica e inédita, Francisco convocó al Vaticano a todos los obispos chilenos para discutir sobre las "medidas" a tomar y para "reparar en lo posible el escándalo y restablecer la justicia", subraya la carta.

El cura Karadima fue condenado por abuso sexual de menores por la Santa Sede en 2011. Según las víctimas, varios obispos, entre ellos Juan Barros, actual obispo de la ciudad de Osorno (sur), encubrieron los abusos cometidos por este religioso.

Tras su regreso en enero del viaje a Chile, el papa decidió abrir una investigación sobre el caso y envió al obispo Charles Scicluna, arzobispo de Malta, considerado uno de los mayores expertos en crímenes sexuales para escuchar los testimonios.

Al término de la investigación convocó a los obispos para tomar las medidas necesarias.