El panorama desolador que presenta Goldman Sachs por el cambio climático

La preocupación por los efectos del cambio climático va en aumento y cada vez hay más estudios que señalan las consecuencias que puede tener para los seres humanos en los próximos años. Uno de los últimos ha sido elaborado por la banca de inversión Goldman Sachs, a través de su Global Markets Institute, y presenta un panorama absolutamente desolador.

La investigación se ha centrado en los riesgos potenciales que van a sufrir algunas de las ciudades más grandes e importantes del mundo y cómo este cambio en las temperaturas va a afectar a la vida. Hay que recordar que en las urbes se genera el 80% del PIB mundial y que para 2050 dos de cada tres personas en todo el mundo vivirán en una ciudad, por lo que su devenir futuro estará muy ligado a la supervivencia del ser humano.

Erosión en la costa de Bangladés como consecuencia del cambio climático (Barcroft Media via Getty Images)

El informe pone el foco en tres (Nueva York, Tokio y Lagos) que tendrán que afrontar en los próximos años tormentas muy violentas que van a provocar graves inundaciones, pero además hay otras como Daca, Alejandría, Miami o Shanghái que están en peligro porque se encuentran a menos de 11 metros por encima del nivel del mar.

Y es que una de las principales consecuencias del cambio climático es el aumento del nivel del mar, que va a poner en peligro a muchas ciudades costeras (el 40% de la población global vive a menos de 100 kilómetros de la costa).

Los cinco grandes riesgos

A raíz de su investigación, Goldman Sachs apunta cinco grandes advertencias que van a modificar la vida tal y como la conocemos:

Olas de calor más frecuentes, más intensas y que duren más

En los últimos años el termómetro ha alcanzado temperaturas récord en todo el mundo y esta situación va a seguir produciéndose en los próximos años. El informe apunta a que las consecuencias afectarán a la salud humana, la productividad, la actividad económica y la agricultura.

Eventos meteorológicos destructivos, incluyendo tormentas, vientos, inundaciones e incendios

Este tipo de desastres naturales van a ser más frecuentes y los humanos vamos a tener que tratar con ellos.

Inundaciones en la India (AP Photo/Mahesh Kumar A.)

Cambio en los patrones de las enfermedades

Las temperaturas más cálidas pueden hacer que los vectores de las enfermedades migren de los trópicos a otras regiones en las que la gente es menos inmune. Esto podría aplicarse para virus como la malaria o el dengue, pero también para dolencias relacionadas con el agua y la alimentación.

Cambio en los patrones agrícolas y escasez de alimentos

Los animales se van a ver muy afectados por el cambio climático. El ganado va a sufrir la reducción del suministro de agua, mientras que la acidificación de los océanos alterará las poblaciones de especies acuáticas y los patrones de los peces. Los arrecifes de coral podrían extinguirse en las próximas décadas.

Presión en la disponibilidad y calidad del agua

Es el bien más preciado pero cada vez va a ser más complicado acceder a él. La mitad de la población va a vivir en áreas con falta de agua en el año 2025. Además, otras regiones que no se van a enfrentar a esta situación tendrán que lidiar con el deterioro de la calidad del agua debido a que las lluvias y tormentas frecuentes propiciarán la erosión y la liberación de toxinas.